El Templo de la Literatura de Hanoi | Siamtrails
 
Siamtrails

El Templo de la Literatura de Hanoi

  

El Templo de la Literatura de Hanoi es uno de los sitios imprescindibles en vuestra visita a la ajetreada y bulliciosa capital de Vietnam. Símbolo de la ciudad, prueba de la grandeza histórica de Hanoi y recuerdo de los lejanos tiempos del imperio origen del actual Vietnam, este hermoso conjunto arquitectónico ha sido testigo del devenir histórico de la capital de Vietnam desde el siglo XII. Sin duda, uno de los lugares que mejor os ayudarán a entender la idiosincrasia de la cultura vietnamita.

Vista aérea del Templo de la Literatura

Más o menos a diez minutos a pie del lago Hoan Kiem, en pleno corazón de la ciudad de Hanoi, se encuentra el Templo de la literatura. Este sitio histórico está considerado como uno de los lugares con mayor relevancia y trascendencia de toda la nación, ya que se encuentra profundamente enraizado en la cultura del país. Se encuentra al sur de lo que fue la antigua Ciudadela Imperial de Thang Long, sede de la corte de la dinastías Le, Ly y Nguyen hasta que estos últimos decidieron trasladar la capital a Hué. Al contrario que la ciudadela, el Templo de la Literatura ha podido sobreponerse al paso del tiempo y es una prueba tangible e incomparable del arte y cultura vietnamitas. Abre sus puertas de 8 .30 a 11.30 y de  13.30 a 16.30 h y el precio de la entrada son 30.000 Dongs(algo más de 1 Euro)

Qué es el Templo de la Literatura

El Templo de la Literatura, también conocido como “Quoc Tu Giam” o Academia Imperial, albergó la primera universidad de Vietnam. Aquí se educaban los burócratas, los nobles, los miembros de la realeza y las élites del país. El Templo se construyó en el año 1070, bajo el mandato del emperador Ly Thanh Tong, aunque hubo de reconstruirse durante el mandato de los Tran (1225-1400) y las subsecuentes dinastías. Forma parte de un conjunto de edificios similares repartidos por todo el país, dedicados a la veneración de Confucio, siendo, de todos ellos, el más sobresaliente. Tanto su vocación confucionista como el sistema de estudios y exámenes son un claro ejemplo de la influencia de la cultura china en el antiguo Vietnam. Todas las ceremonias, sesiones de estudio y estrictos exámenes para ser funcionario del Dai Viet (Vietnam hasta la llegada de los Nguyen), tenían lugar en los diferentes pabellones de la Academia. A pesar de las guerras y los desastres naturales, el templo ha conservado los diferentes estilos incorporados a lo largo de los siglos y contiene importantes reliquias. En 1920, 1954 y el año 2000 se llevaron a cabo grandes restauraciones con el fin de devolverle todo su esplendor.

Historia de Templo de la Literatura

El templo de la Literatura era un lugar de estudio más que un edificio de carácter religioso. Desde 1076 hasta 1779, esta universidad fue la más importante del país, aunque perdió parte de relevancia a partir de 1802, cuando los monarcas Nguyen trasladaron la capitalidad a Hué, donde construyeron una nueva academia imperial. Desde entonces, el Templo de la Literatura, conocido también como Van Mieu, pasó a ser la escuela del distrito Hoai Duc de Hanoi. Durante el protectorado francés, el Templo fue declarado monumento histórico. Sin embargo, debido a la saturación de los hospitales, partes del mismo fueron demolidos por los franceses para albergar a los heridos y enfermos de la guerra, durante el periodo de 1945-1954. Quizás por ello, las restauraciones de 1954 se realizaron bajo el auspicio de la Escuela Francesa de Extremo Oriente. Todas ellas se centraron en la zona más destruida y procuraron ser lo más respetuosas posibles con los planes originales.

Arquitectura del Templo de la Literatura

El área total del Templo de la Literatura de Hanoi y sus alrededores, contando el lago adyacente y el parque Giam, son unos 54.000 metros cuadrados. Aunque el recinto amurallado, donde se encuentran los edificios y jardines que conforman el templo propiamente dicho, ocupa unos 6.150 metros cuadrados. La academia imperial es una de las construcciones más típicas de Hanoi. Edificada en ladrillo y con tejas de cerámica, ha mantenido la mayor parte de sus características originales a pesar del paso del tiempo. La influencia de los principios geománticos del Feng Shui chino, habitual en las construcciones nobles del lejano oriente, permean todo el conjunto, logrando un equilibrio armónico de edificios con los jardines, el lago y el parque adyacentes. El recinto del templo se compone de cinco patios, a lo largo de los cuales se distribuyen sucesivamente los diferentes edificios y pabellones que conformaban la Academia Imperial. El diseño arquitectónico se basa en la fecha de nacimiento de Confucio y es muy similar al templo dedicado a este, en Qufu, en la provincia china de Shandong. El acceso al recinto se hace a través de la monumental puerta de entrada, de la que parten tres senderos pavimentados con losas de barro que recorren el interior del Templo. El largo pasillo central, durante mucho tiempo reservado para uso exclusivo del monarca, se encuentra flanqueado por árboles varias veces centenarios. El primer y segundo patio cumplen una función de bienvenida a los visitantes que traspasan el umbral de la puerta monumental. Se encuentran ocupados en su mayor parte por preciosos y cuidados jardines, con una pensada disposición que evidencia la importancia del paisajismo en la cultura vietnamita. Aquí solían acudir los estudiantes para su solaz y descanso, huyendo de la ajetreada vida del exterior. En el segundo patio se encuentra el coqueto pabellón Khue Van Cac (1805), una pequeña pero elegante y refinada construcción, sustentada por cuatro columnas de piedra, que sirve de puerta de acceso al tercer patio. Su imagen es muy conocida, porque ha sido elegido como símbolo oficial de Hanoi y aparece en todas las placas que indican los nombres de las calles de la ciudad. En el tercer patio se encuentran unas grandes estelas de piedra colocadas sobre unas enormes esculturas de tortugas. Existen un total de ochenta y dos estelas con inscripciones de los nombres y el origen de 1307 doctores que se formaron en la academia. A principios de año y durante el mes de mayo, cuando se realizan los exámenes en los centros educativos del país, muchos estudiantes vienen aquí a acariciar la cabeza de las tortugas, símbolo de la sabiduría en Vietnam, para pedir que la suerte les acompañe a la hora de enfrentarse a las diferentes pruebas. El centro del tercer patio lo ocupa el estanque conocido con e nombre de “Pozo de la Claridad Celestial”, a cuyos lados se sitúan los pabellones que albergan los tesoros de la academia. El cuarto patio se denomina “Patio de los Sabios” y está dedicado a Confucio, a sus setenta y dos estudiantes honoríficos y al famoso profesor Chu Van An, conocido por su entrega a la labor pedagógica. Consta de varios edificios, entre los que se encontraba el almacén de los bloques de madera para realizar las impresiones en papel, un altar en honor de los padres de Confucio, los dormitorios de los estudiantes y las aulas. En el edificio conocido como “La Casa de las Ceremonias” es donde, hoy en día, las autoridades conceden sus honores a los estudiantes universitarios que obtienen las mejores notas y a los que consiguen su grado de doctor. El último patio, el Thai Hoc House, era lo que se consideraba estrictamente la universidad antes de su destrucción por los franceses. Aquí se encuentra el tambor ceremonial, la torre de la campana y se guarda un colección de vestidos utilizados por los mandarines y los estudiantes. También se ofrecen explicaciones acerca de cómo era el proceso para pasar los exámenes nacionales.

Templo de la Literatura de Hanoi

Que se estudiaba en el templo de la Literatura

La organización de la instrucción y el aprendizaje en la Academia Imperial, la más grande de su tipo en el país, empezó en 1076, bajo la dinastía Ly y recibió un nuevo impulso en el siglo quince, bajo la dinastía Le. Había un rector, un vice-rector y los profesores detentaban títulos. Muchos de los estudiantes vivían y estudiaban en el Templo. La mayoría habían pasado los exámenes regionales antes de inscribirse en la academia. Los estudios se centraban en literatura y poesía. Aprendían chino, filosofía e historia china. Disponían de libros de texto impresos en papel, tanto en chino como en vietnamita. Leían Los Cuatro Libros y los Cinco Clásicos Pre-confuncianos, poesía antigua e historia antigua china. La carrera duraba entre tres y siete años. Los alumnos tenían que someterse a pequeños exámenes de control cada mes y a cuatro grandes exámenes al año. Si aprobaban, recibían el certificado del ministro de los ritos, lo que les habilitaba para participar en el examen nacional. Este era la puerta de entrada al examen real que tenía lugar en la corte, similar al que seguían los mandarines- funcionarios chinos. Durante esta prueba, el propio monarca hacía las preguntas, respondía a la respuesta del candidato y aprobaba a aquél que consideraba mejor preparado.

Estamos seguros de que el Templo de la Literatura de Hanoi será una de vuestras visitas preferidas en la capital de Vietnam. Este histórico lugar es uno de los más importantes de todo el país, no solo por su interés como patrimonio arquitectónico, sino también como símbolo de la importancia que ha tenido la educación en el desarrollo de la nación vietnamita. Testigo de la historia de la ciudad desde el siglo XII, la academia imperial ha conseguido llegar a nuestros tiempos en unas inmejorables condiciones. Su capacidad para sobreponerse al paso del tiempo, y a la destrucción de las guerras, atestigua la voluntad y determinación del pueblo vietnamita a la hora de enfrentar los avatares del destino.

Si queréis profundizar en otros temas de Vietnam, aquí os dejamos nuestra Guía para tu Viaje de Turismo a Vietnam, para que le echéis un vistazo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*