Los 5 Templos de Angkor más bonitos | Siamtrails
 
Siamtrails

Los 5 templos de Angkor más bonitos

Templos de Angkor en Camboya

Hoy os contamos cosas muy interesantes sobre los cinco templos más bonitos de Angkor. Si estáis pensando viajar a Camboya, la visita a las ruinas de  templos de Angkor, la capital del antiguo reino jemer, es ineludible. Ciudad sagrada, en Angkor se encuentran algunos de los templos más hermosos del arte jemer, como Angkor Wat, cuya importancia para la construcción de la identidad camboyana le ha llevado a estar presente en la bandera del país. Estamos seguros, cien por cien, de que caeréis rendidos ante la grandeza de Angkor y de sus ruinas y templos.

Semioculta bajo espesa vegetación, en medio de la jungla camboyana, se encuentran las ruinas de Angkor, la capital del antiguo reino Jemer, fundada en el siglo IX. Las ruinas de Angkor constituyen la primera atracción turística de Camboya y son visitadas por miles de turistas cada año. Muchos de ellos suelen combinar la visita a Angkor con un viaje a  Tailandia. Más de mil templos y construcciones se diseminan por la zona central de Angkor y alrededores. Con una área alrededor de los doscientos kilómetros cuadrados, la riqueza arqueológica de este lugar solo puede compararse con la del antiguo Egipto, por su dimensión y complejidad. Aunque recientes estudios apuntan a que la antigua capital parece ser parte de un conjunto mucho más grande, habiendo formado una especie de superestructura junto con el resto del territorio jemer. El período de esplendor de Angkor duró desde el siglo XII hasta el XVI y parece haber sido debida al control de los recursos hidráulicos y su aplicación al cultivo del arroz, la auténtica moneda de cambio que regía el día a día del reino. Abandonada a su suerte, la mayor parte del área de Angkor quedó subsumida en la jungla, tras largos períodos de guerras y problemas políticos, sobre todo en el siglo XX. Afortunadamente, existen numerosos testimonios de viajeros que atestiguan su esplendor y describen la riqueza de la ciudad, cuyos templos tenían las torres y estupas recubiertos de oro. Los primeros occidentales en caer prendados por Angkor fueron los portugueses, que ya la conocieron en plena decadencia. Posteriormente, durante la época colonial, los franceses quedaron estupefactos por las colosales construcciones e iniciaron los primeros trámites para iniciar la recuperación de los edificios más emblemáticos. A continuación os hablamos de los cinco templos de Angkor más interesantes y bonitos.

El Templo de Angkor Wat

Angkor Wat es el templo principal de las ruinas de Angkor. De dimensiones gigantescas, está considerado como una de las construcciones religiosas más grandes creadas por la humanidad. El rey jemer Suryavarman lo ordenó construir en el siglo XII, para reverenciar a los dioses hinduistas y bajo la advocación de Vishnú. Posteriormente, Javayarman VII cambio el culto al budismo Mahayana. Arquitectónicamente, Angkor Wat es un templo montaña que simboliza el monte Meru, la morada de los dioses. Con innegables influencias hindúes, consta de tres niveles concéntricos superpuestos que se encuentran coronados por cinco torres, siendo la central la de más altura con 65m. Es especialmente famosa la decoración con bajorrelieves, tanto interior como exterior, que se decanta tanto por la representación de la figura humana como la decoración geométrica. Un foso perimetral de 5’5 kilómetros de longitud y 200 metros de anchura aislan las ochenta y dos hectáreas del resto de Angkor, en cuyo centro se encuentra el templo. El largo puente de acceso con bellas balaustradas y las galerías de piedra que circundan el recinto resaltan la magnificencia de Angkor Wat, que parece flotar sobre las aguas. En el templo llegaron a habitar veinte mil personas, ya que fue sede del rey y su séquito hasta que se terminó de construir Angkor Tom, la ciudad palaciega de Angkor. De ahí el gran tamaño de la construcción, cuyo nombre significa “templo ciudad”. El templo ha sido la única estructura que ha permanecido siempre en uso desde la caída en el olvido de Angkor. Gracias a que los monjes nunca abandonaron el recinto sagrado y cuidaron de él durante siglos, hoy podemos visitar esta maravilla de la arquitectura que ha conseguido superar los avatares del tiempo y numerosas guerras. Sin lugar a dudas, Angkor Wat es la estrella de los cinco templos más bonitos de Angkor.

Templo de Angkor Wat

El Templo de Bayon

Construido a finales del siglo XII por Javayarman VII bajo advocación budista mahayana, el templo del Bayón se encuentra en el centro de la residencia real fortificada de Angkor Thom,  similar a otras conjuntos palatinos del sudeste asiático, como Ayutthaya (Tailandia) o Hué (Vietnam). La característica más llamativa del Bayón son las enormes caras de piedra que culminan muchas de sus torres. Con un área estimada de nueve kilómetros cuadrados, este templo se encuentra en el corazón de la red de carreteras que surcaban Angkor, dispuestas siguiendo los puntos cardinales. Llama la atención que, frente a la apertura de perspectiva de Angkor Wat, el Bayón aparece restringido en el espacio, como si estuviera preso en un marco demasiado pequeño para contenerlo. La galería exterior del templo aparece decorada con relieves que representan escenas de interés histórico y de la vida cotidiana. La galería interior, situada a nivel de suelo, aparece recubierta por hermosos bajorrelieves de carácter mitológico hindú. En la terraza superior se encuentran las torres con las caras sonrientes esculpidas en piedra que lo distinguen del resto de templos de Angkor y le han dado fama mundial. Hoy en día quedan treinta y siete de las cuarenta y nueve torres originales y cerca de doscientas caras, aunque algunas de ellas afectadas por el deterioro del paso tiempo. La enorme torre central tiene una altura de 43 metros y su interior albergó una gran estatua de buda, que ahora se exhibe en un pabellón cercano. A lo largo de su historia, el templo sufrió distintas ampliaciones que fueron añadiéndole características propias del arte budista theravada e hinduista, según la religión que predominaba en la monarquía en ese momento. Este es el caso de la terraza en la zona este, las bibliotecas, las esquinas cuadradas de la galería interior y zonas de la terraza superior. El Bayón es considerado como la culminación de la arquitectura barroca jemer y una de las atracciones más importantes de las ruinas de Angkor.

Templo de Bayon en Angkor

Bantai Srey: el templo de las mujeres

En la zona oriental de Angkor se encuentra el singular templo de Banteay Srei , que está a veinticinco kilómetros al noreste del grupo principal de las ruinas de Angkor. Fue erigido a la advocación de Shiva por Vishnukumara y Yajnavaraha, dos cortesanos que trabajaban como consejeros del rey. Su nombre significa “ciudadela de las mujeres” o “ciudadela de la belleza” y hace referencia a que su construcción fue llevada a cabo exclusivamente por mujeres. Por esta razón, se atribuye la estética del templo al gusto femenino de la época. Realizado a mucho menor escala que el resto de templos, la enorme precisión de sus relieves se debe al material que se utilizó en su construcción, la arenisca roja, que permite hacer elaborados grabados. El templo se hizo mundialmente conocido en 1923, cuando André Malraux, el novelista, político y aventurero francés, robó algunas esculturas de devatas (dioses) que, afortunadamente, acabaron por retornar al templo. Entre los detalles constructivos, son especialmente llamativos los frontones, de gran tamaño en comparación con los huecos inferiores y decorados, por primera vez en la arquitectura jemer, con escenas mitológicas. En el caso de los dinteles, estos no solo cumplen una función estructural, sino también estética, haciendo gala de una profusa decoración. El plan arquitectónico del Bantay Srey consiste en tres construcciones concéntricas que están atravesadas por un eje este-oeste. La construcción más al interior es donde se encuentra el santuario, conformado por una cámara recibidor, tres torres y dos edificios conocidos como las bibliotecas, construidos con ladrillo, laterita y arenisca. Los intrincados relieves, la representación de la figura humana, diversos animales y seres mitológicos convierten al Banteay Sre en todo una delicia para aquellos que les guste las artes de la cantería y la escultura. Desde que se acometieran las obras de restauración, la técnica preferida para acometerlas ha sido la anastylosis. También se han llevado a cabo numerosos drenajes en su entorno a partir del año 2000, con el fin de paliar los daños provocados por las inundaciones. El Banteay Sre es una joya del arte jemer y uno de los cinco templos más bonitos de Angkor.

Templo de las Mujeres en Camboya

El Templo de  Ta Phrom

Ta Phrom es otro de los templos de Angkor más bonitos y espectaculares.. Se encuentra en la esquina suroeste del baray del este, uno de los enormes embalses que abastecían Angkor, hoy en día vacío. Es además uno de los templos más visitados de las ruinas de Angkor. Su característica más llamativa es que está cubierto en gran parte por árboles de grandes raíces, creando un escenario irreal, tal cual si la jungla estuviera devorando el edificio. Debido a esto, Henry Marchal, restaurador y conservador de la EFEO (Escuela Francesa de Extremo Oriente), responsable de los trabajos de recuperación del templo en los años veinte del pasado siglo, optó por dejarlo casi como lo encontró, acometiendo solamente las obras necesarias para impedir un mayor deterioro. No obstante, en los últimos años se han tenido que quitar algunos árboles que amenazaban con caerse y acometer obras para evitar un mayor deterioro de la estructura, siempre con la intención en mente de que el templo conserve su singular aspecto. Su construcción fue ordenada en 1186 por Javayarman VII, un seguidor del budismo mahayana, quien lo erigió en honor a su madre. El edificio sufrió algunas modificaciones en el siglo XIII, cuando pasó a ser lugar de culto hinduista. Su estilo se corresponde con el del Bayón, erigidos ambos en el último período de esplendor del arte jemer. El templo se encuentra en el centro de un gran recinto amurallado de sesenta hectáreas, al que se accede por preciosas puertas monumentales. Rodeados por un foso, cuatro recintos sucesivos nos conducen al santuario central, circundado por hermosas galerías y varias torres. Gran parte de lo que se sabe del templo ha sido gracias a una estela de piedra grabada en sánscrito encontrada en su interior. En ella aparecen alabanzas al rey Javayarman VII y a diferentes elementos del budismo como la Tres Joyas del budismo, Lokeshvara (el buda de la compasión), Prajnaramita (la encarnación de la sabiduría) y la Sangha (la comunidad budista). La estela también arrojó datos importantes sobre los rituales llevados a cabo en el templo, el número de villas, monjes y bailarines que servían al templo, así como del sistema hospitalario y la red de albergues para peregrinos del imperio jemer. Por las indicaciones de la estela, se estima que alrededor de doce mil personas habitaban el templo, bien en peregrinación o en servicio. La espectacular combinación de ruinas y arqueología hacen del Ta Phrom uno de los cinco templos más bonitos de Angkor.

Templo de Ta Phrom en Angor

El Templo de Preah Khan

Al noreste de Angkor Thom y al oeste del Jayatataka baray se encuentra el  Templo de Preah Khan (Espada Sagrada), hermano del Ta Phrom. Se trata de otro de los templos que mandó construir Javayarman VII durante su mandato para celebrar sus victorias sobre los Cham y uno de los más interesantes de las ruinas de Angkor. Alrededor de 100.000 agricultores se encargaban de abastecer de arroz a las quince mil personas, entre monjes, profesores y estudiantes, que habitaban esta verdadera ciudad cincuenta y seis hectáreas rodeada por un foso. Orientado hacia el este, donde se encuentra la puerta principal, el templo dispone de entradas en todos los puntos cardinales, custodiadas por nagas (serpientes) que portan devatas y asuras (dioses y demonios), similares a los de Angkor Thom. El diseño arquitectónico del templo principal es de una sola planta, con un serie de galerías rectangulares que se disponen alrededor del santuario central, consagrado al budismo. En torno a este se sitúan numerosos santuarios satélite dedicados al hinduismo, así como edificios dedicados a diversas funciones como hospital, albergue de peregrinos o almacén de grano, que acaban por conformar un inmenso complejo. Como ocurría con el Ta Phrom, la estela fundacional del Preah Khan también ofrece sustanciosa información acerca de las peculiaridades del templo. En ella se cuenta que para esculpir la estatua principal del santuario, el buda Avalokitesvara (el buda de la compasión), se tomó como modelo la imagen del padre de Javayarman. También que en el templo había un total de cuatrocientos treinta santuarios dedicados a otras deidades menores, estatuas en honor de numerosos héroes jemeres y un inmenso tesoro que constaba de oro, perlas, piedras preciosas y una vaca con cuernos de oro. El estado de conservación y el aspecto del templo es muy similar al del Ta Phrom, habiendo optado los restauradores por dejar parte de la vegetación que lo cubre, como muestra del estado en que se encontró. La sugestiva combinación entre decadencia y naturaleza del Preah Khan también le confiere un encanto especial y lo convierte, por derecho propio, en uno de los cinco templos de Angkor más bonitos

Templo de Preah Khan en Camboya

Esperamos que esta información sobre los cinco templos de Angkor más interesantes y bonitos os inspiren para visitar una de las maravillas de la arquitectura mundial, patrimonio de la Unesco desde 1992. Como habréis comprobado, el patrimonio arqueológico de las ruinas de Angkor es inabarcable. Por eso, os aconsejamos preparar bien vuestro itinerario para que no se os escape nada de lo primordial. Templos, obras de ingeniería hidráulica, construcciones palaciegas y una naturaleza desbordada crean uno de los paisajes más impresionantes que podréis contemplar jamás.

Si os ha gustado este artículo, no dudéis en compartirlo en las redes sociales.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*