La isla de los monos en Tailandia
 
Siamtrails

La isla de los monos en Tailandia

La isla de los monos en Tailandia es un lugar de los más sorprendentes que podréis visitar en este exótico país. Conocida por el nombre de Ko Phi Phi Don, esta bella isla en el mar de Andamán es famosa porque los monos campan libremente a sus anchas. Estamos seguros de que la visita a lugares como Monkey Beach o Monkey Bay os dejarán, como mínimo, sorprendidos, ya que los monos se os echarán literalmente encima. Toda una experiencia, sin duda.

La isla de los Monos en Tailandia

Dónde está la Isla de los Monos(Koh Phi Phi Don)

Phi Phi Don se encuentra situada en el archipiélago de Ko Phi Phi, en el mar de Andamán, en la costa oeste de la Tailandia peninsular. Cada año, estas paradisíacas islas son visitadas por millones de turistas en busca de las bondades de sus playas y sus hermosos paisajes. El archipiélago consta de seis islas que se encuentran a cuarenta kilómetros al sur de Phuket y forman parte del parque nacional Hat Nopparat Thara-Ko Phi Phi. Todas ellas se caracterizan por grandes farallones calizos, cuevas, playas de arena blanca, profusión de corales y de vida marina. Phi Phi Don es la mayor de todas las islas, con casi diez kilómetros cuadrados y una población estimada entre 2000 y 3000 personas. Las preciosas playas de arena blanca y aguas cristalinas han sido protegidas desde la declaración del archipiélago como parque natural, especialmente tras experimentar este un gran auge turístico en las últimas décadas.

¿Cómo es la Isla de los Monos(Koh Phi Phi Don)

Phi Phi Don, conocida como la isla de los monos en Tailandia, es la isla más grande del archipiélago y la única con población permanente. Es una isla de origen no volcánico con abundancia de roca caliza, que pareciera formada por dos islas, conectadas entre sí por un estrecha franja de tierra, donde se encuentran la ciudad y la mayor parte de los centros hoteleros. El acceso a la isla se realiza vía ferry desde Phuket, en una corta travesía que dura más o menos noventa minutos. Entre otros muchos encantos, la isla posee hermosas playas como Long Beach y Loh Dalum Bay, famosas por sus paisajes paradisíacos. A pesar de ser muy visitada, Koh Phi Phi Don retiene todavía gran parte del encanto anterior a la explosión turística. No obstante, al tener población todo el año y un flujo de visitantes constante, la isla dispone de todo lo necesario para que podamos disfrutar de una estancia agradable, como bares, cibercafés, hoteles y tiendas.

La playa de los monos: Monkey Beach

Monkey Beach es uno de los sitios más conocidos de la isla de los monos en Tailandia. Esta famosa playa se localiza en la zona sureste de Tonsay Bay, a poco menos de un kilómetro del embarcadero. Es una preciosa franja de arena blanca de unos ciento cincuenta metros de longitud, enmarcada por un mar de color azul turquesa. La parte de atrás de la playa es un acantilado de caliza, más bien empinado, cubierto con abundante vegetación, que ofrece un lugar seguro a los monos que han hecho de él su morada. No en vano, el nombre de la playa viene de ahí. Existen diferentes medios para acceder a la playa, la forma más fácil es alquilar un bote cerca de embarcadero de Tonsay. Aunque, si lo preferís, también podéis alquilar un kayak y realizar una travesía de cuarenta minutos por vosotros mismos. Una vez que lleguéis, podéis dejar el kayak varado en la arena de la playa, mientras realizáis vuestra visita. En esta zona no hay ningún tipo de infraestructura, así que no olvidéis traer cosas que podáis necesitar, como agua o algo para comer.

La playa de los Monos en Tailandia

Monkey Beach está llena de monos que campan libremente a sus anchas por la arena, juegan en el agua y que se acercan a los visitantes para jugar. Viven en la zona trasera de la playa, donde la vegetación es muy frondosa, y han aprendido a bajar a la arena a buscar fruta, semillas, cangrejos y los restos de comida que dejan los turistas. No son nada tímidos a la hora de acercarse y eso ha favorecido que muchos turistas hayan hecho parte de la diversión darles un poquito de comida. Como consecuencia, los monos se han acostumbrado a ver a los turistas que visitan la playa como una fuente de sustento. No obstante, debemos tener un poquito de cuidado, porque no dejan de ser animales salvajes. A veces puede ocurrir que se pongan un poquito bruscos para hacerse con nuestras pertenencias, como gafas de sol (unas de sus preferidas), o cualquier comida que llevemos en bolsas o bolsillos. Tendremos que andar listos, en primer lugar, porque si nos asustamos o nos oponemos, puede pasar que nos muerdan o nos arañen. Una vez que los monos consideran que “aquello” que han obtenido es suyo, es muy difícil que nos lo “devuelvan” amablemente. En segundo lugar, porque no es la primera vez que los monos salen corriendo tras hacerse con un teléfono móvil o una cámara, desapareciendo con los preciados objetos en medio de la vegetación, lo que ya supone un gran problema, porque estamos hablando de cosas de valor. De igual manera, deberemos tener especial cuidado con no dejar desatendidas nuestras bolsas, mochilas y demás, mientras damos un paseo, nos bañamos en la playa o practicamos esnórquel. Los monos son muy curiosos y puede que nos encontremos todo patas arriba cuando volvamos y echemos de menos cosas importantes.

Qué se puede hacer en Monkey Beach

Monkey Beach no es solo famosa por los monos que la habitan, sino también por ser un sitio espectacular para practicar esnórquel. Las aguas poco profundas albergan un gran número de especies marinas, por lo que bucear aquí es una experiencia increíble, porque parece que nos encontráramos en un gigantesco acuario. Otra opción es adentrarse un poco hacia el interior y explorar cuevas que no se ven a simple vista desde la playa, pero siempre con cuidado, porque las distancias engañan.

La bahía de los monos: Monkey Bay

Monkey Bay,  Ao Ling en tailandés, es una zona muy conocida de Phi Phi Don. Situada cerca de la entrada de Dalum Bay (Loh Dalum), en la zona noroeste de la bahía, se trata de una recoleta ensenada a poca distancia de Monkey Beach, con la que suele ser confundida en numerosas ocasiones. La playa de Monkey Bay posee una arena más gruesa y amarilla que Monkey Beach, mientras que su imponente arrecife de coral, a tan solo cincuenta metros de la playa, la convierte en un sitio espectacular para practicar esnórquel. La mejor manera de llegar aquí, como ocurre con Monkey Beach, es alquilando u bote o por kayak y realizar una corta travesía de treinta minutos. La bahía solo está habitada por una colonia de monos que se alimentan fundamentalmente de cangrejos. A la hora de visitar Monkey Bay, deberéis adoptar las mismas precauciones con los monos que os hemos comentado anteriormente en vuestra visita a Monkey Beach. Los monos se han acostumbrado a obtener comida fácil de los visitantes, ya que a diario paran cantidad de excursiones, y eso puede hacer que se muestren un poco invasivos. No será nada raro que se agarren y suban a vuestras piernas en busca de alguna vianda. Incluso se aventurarán en el agua si es necesario. Además, como sus “primos hermanos” de Monkey Beach, no dejan de ser muy curiosos y un poco ladronzuelos. Pero bueno, en definitiva, nada que sea problemático, siempre que tengamos un mínimo de cuidado y practiquemos el sentido común podremos disfrutar sin problema de este singular sitio en la isla de los monos en Tailandia.

La bahia de los Monos en Tailandia

Koh Phi Phi y el fenómeno de “La Playa”

El incremento del turismo en el archipiélago de Koh Phi Phi ha sido enorme desde el año 2000, cuando se estrenó la película “La Playa”, dirigida por Danny Boyle. Desde entonces, miles de turistas acuden cada año a conocer estos paradisíacos lugares, donde el protagonista Richard, interpretado por Leonardo di Caprio, acude en busca de una secreta comunidad de viajeros que se han propuesto vivir fuera del sistema. Eso ha hecho que la zona haya experimentado un gran cambio si la comparamos con los principios de los años noventa, cuando solo era visitada por atrevidos aventureros. La afluencia de visitantes es tal que su paso por la isla ha terminado por dañar los corales y la vida marina. Por esta razón, las autoridades se han planteado un mayor control del acceso a determinados lugares, como medio para evitar un mayor deterioro del ecosistema. En el caso del pequeño islote de Yung (mosquito), situado al norte del archipiélago, este lleva cerrado dos años para evitar su degradación ambiental. Por su parte, la famosa playa de Maya Bay que aparece en la película, situada en la isla de Koh Phi Phi Lee, ha sido cerrada indefinidamente en octubre del 2018. La decisión fue tomada tras comprobar que el cierre provisional de dos meses había sido insuficiente para lograr la recuperación de los corales y del entorno subacuático. La playa de Loh Samah, en la zona este de la isla, en la parte opuesta a Maya Beach ha sido cerrada igualmente. A pesar de que esto ha supuesto un duro revés para el sector turístico de la zona y ha generado numerosas protestas, el director del parque nacional de las islas Phi Phi, Woraphot Lomlim afirmó que se han visto obligados a adoptar esta medida para permitir la recuperación del entorno. Tailandia es un gran destino turístico mundial y las islas Phi Phi uno de sus mayores atractivos, lo que ha supuesto, sin duda, una gran presión a la hora de tomar esta decisión. El caso de la popularidad alcanzada por Maya Bay y el problema que ha planteado en las islas Phi Phi tiene que servir para hacernos reflexionar sobre la capacidad de inferencia en nuestro entorno y sobre la necesidad de un turismo responsable. Afortunadamente, Koh Phi Phi y en su caso la isla de los monos en Tailandia están llenos de lugares impresionantes, muy similares a los que os hemos comentado, que no os defraudarán en absoluto y el acceso a los lugares que os hemos comentado tan solo es cuestión de tiempo, ya que, en principio, el daño no parece irreversible.

Maya Bay en Tailandia

Esperamos que estas informaciones sobre la isla de los monos en Tailandia os hayan inspirado para visitar este curioso lugar, donde los monos parecen haber creado su propio reino. El archipiélago de Phi Phi es un lugar paradisíaco y, concretamente, Phi Phi Don es un lugar especial que no podréis olvidar. La experiencia de ver a los monos en total libertad, las playas de arena blanca y las calas accesibles solo por mar, el buen tiempo, la posibilidad de hacer kayak y esnórquel, los preciosos bares y cafés, así como una buena oferta hotelera, convierten la visita a este lugar en ineludible en vuestro viaje a Tailandia.

Si os ha gustado el artículo, os agradeceríamos que lo compartieseis en las redes sociales.

Consulta nuestros viajes a Tailandia y viajes a Vietnam

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.