Visitar Vietnam en una semana | Siamtrails
 
Siamtrails

Vietnam en una semana

Para aquellos que os estáis planteando visitar Vietnam en una semana, en este artículo os damos razones suficientes para que no os lo penséis ni un minuto más y hagáis las maletas rápidamente. Los diferentes destinos que os proponemos os permitirán captar la esencia de este maravilloso país y volveréis a casa con la sensación de haber tocado de cerca el alma vietnamita.

visitar vietnam en una semana

Vietnam es un país rico en tradiciones e historia, con una cultura particular que lo diferencia del resto de los países del sudeste asiático. Os proponemos un viaje por la zona norte y centro del país en el que visitaréis Hanoi, la bulliciosa capital y la bahía de Ha Long considerada uno de los paisajes naturales más hermosos del mundo. También dos ciudades históricas de enorme belleza, Hué, la capital imperial, y Hoi An, la singular ciudad portuaria que posee el casco histórico mejor conservado del país. Sin duda, son razones suficientes para decidirse a visitar Vietnam en una semana.

Hanoi: dos noches

La capital de Vietnam es una de las metrópolis más importantes del sudeste asiático. Con una marcada personalidad, Hanoi mantiene un sabor indiscutiblemente vietnamita. Esto es especialmente evidente en su casco antiguo, de origen medieval, conocido como el barrio de las treinta y seis calles, muchas de ellas dedicadas a un comercio en particular (zapatos, joyas, etc.) en recuerdo de los gremios antiguos. El abigarramiento del casco antiguo es total. En él se concentran negocios, restaurantes locales, habitantes y motos en una especie de frenesí que se reconoce como una de las caras más auténticas de la capital. Justo al lado se encuentra el lago Hoam Kiem, rodeado de amplias zonas verdes, un auténtico remanso de paz en medio de la actividad capitalina. El lago sirve de nexo de unión del casco antiguo con el elegante barrio francés, herencia de la colonia francesa, donde las boutiques de lujo, las galerías de arte y los sofisticados restaurantes conviven con villas ajardinadas, los amplios bulevares y los hermosos edificios coloniales, como el que alberga el famosísimo centro comercial de lujo Trang Plaza. No menos impactante es la Plaza Ban Dinh, un ejemplo de arquitectura y paisajismo de la época comunista, proyectada para acoger grandes eventos y dar cabida a miles de personas. Lugar de grandes acontecimientos históricos, aquí proclamó Ho Chi Minh la independencia de la República Democrática de Vietnam (1945). En Ban Dinh se ubican importantes edificios gubernamentales, entre los que se encuentra el impresionante Mausoleo de Ho Chi Minh y el cercano Palacio Presidencial, así como la coqueta Pagoda del Pilar Único, un templo budista símbolo de la ciudad. Hanoi también es famosa por el Templo de la Literatura (s.XI), un armonioso conjunto de edificios que albergaron la primera universidad del país, donde se formaban los nobles y funcionarios. Las ruinas de la ciudadela de Thang Long, sede del emperador Ly Nhan Thong, fundador de la ciudad, se encuentran justo al lado y constituyen un visita muy interesante para comprender la dimensión del conjunto. Hanoi también es conocida por su gran oferta cultural, presente en reconocidos museos, como el Museo de las Mujeres, un reconocido homenaje al papel femenino en la historia del país, o el de Bellas Artes. Por si esto fuera poco, el patrimonio histórico y cultural de la ciudad encuentra un complemento perfecto en la vibrante escena gastronómica y comercial de una ciudad que, literalmente, nunca duerme. Como veis, no hay excusa para no incluir a Hanoi en vuestro recorrido por Vietnam en una semana.

Que ver ed Hanoi en un viaje a vietnam de una semana

Bahía de Ha Long: una noche

También en el norte, esta bahia de belleza sobrecogedora está considerada como uno de los paisajes más hermosos del mundo e incluida en el patrimonio natural por la Unesco. Ya solo la llegada a la zona de Ha Long es impactante en sí misma. Enormes campos de arroz jalonan la carretera que conduce a la bahía. Surcados por numerosos ríos y canales, los arrozales se alternan con pueblos y templos, creando una de las estampas más conocidas de Vietnam. Cuando al fin la bahía se abre ante nuestros ojos, la inmensidad de Ha Long cobra significado. Cientos de islas de pequeño tamaño y farallones kársticos salpican las aguas de la bahía, creando un impresionante paisaje que parece salido de otro mundo. Desde antaño, este lugar ha sido motivo de inspiración para los artistas, aunque todos ellos han chocado con la dificultad de capturar la esencia del lugar, por su extremada y delicada belleza. Ha Long es un microcosmos donde la tierra y el mar se confunden. Aquí, los límites de la realidad parecen difuminarse, sobre todo si contemplamos la belleza del lugar al amanecer o al atardecer desde uno de los muchos barcos que la surcan. De hecho, hacer un crucero a bordo de un junco tradicional es la mejor forma de adentrarse en la bahía y conocer alguno de sus muchos atractivos. Entre ellos destacan la isla Tip Top y su famoso mirador, desde donde se contemplan unas preciosas panorámicas de la bahía, numerosos parques naturales como el de la isla de Cat Ba, islas recónditas que esconden impresionantes y misteriosos lagos naturales o las extrañas formas que adoptan algunos de los farallones o islas y que les han valido sobrenombres como isla Cabeza de Perro o isla de la Tortuga. Por si todo esto fuera poco, la bahía es todo un mundo de posibilidades para aquellos que quieren practicar la natación, ir a la playa o practicar kayak, escalada, en fin, todo tipo de actividades al aire libre. Escenario de famosas películas como “Indochina”, la bahía de Ha Long tiene que estar por derecho propio en el itinerario de vuestro viaje por Vietnam en una semana.

Bahia de Halong en Vietnam

Hoi An: dos noches

Hoi An es un fantástico colofón a esta visita a Vietnam en una semana. Conocida como la “ciudad amarilla de Vietnam”, Hoi An es una preciosa ciudad portuaria situada en la ribera del río Thu Bon. Dispone de uno de los cascos antiguos mejor conservados de todo Vietnam y completamente peatonal. Su pasado comercial, como importante enclave en la ruta de la seda, favoreció la llegada de numerosas comunidades extranjeras, que han dejado una impronta cosmopolita en la ciudad, palpable en su patrimonio histórico. Por ejemplo, la comunidad china ha legado las famosas Asambleas, como la de Phuc Kien, lugares de reunión, celebración y culto inspirados en la arquitectura del país vecino. Por otro lado, algunas de las casas construidas por los comerciantes, como las de Phung Hu o Tan Ky, han llegado casi intactas a nuestros días. Mezcla de residencia familiar y negocio, todas son un ejemplo magistral de mezcla de estilos y de arquitectura adaptada al medio. Por su parte, la comunidad japonesa ha dejado a la ciudad su más importante símbolo: el Puente Japonés Cubierto, una maravillosa obra de ingeniería civil del siglo de más de cuatrocientos años que, tras distintas restauraciones, ha llegado en todo su esplendor a nuestros días. Su característico color rojizo, su techumbre de madera y teja y su peculiar diseño lo han convertido en el símbolo de Hoi An. Este aspecto cosmopolita de la ciudad se torna evidente en el Museo de Historia de la Ciudad, o en el Museo de la Seda, donde comprenderemos el alcance y la relevancia que tuvo la ciudad durante su época de esplendor como puerto internacional, antes de la colmatación del río y su posterior declive al quedar fuera de las rutas marítimas. Aún hoy quedan en Hoi An vestigios de aquella época, ya que la ciudad es famosa por albergar una gran cantidad de sastrerías a medida, que confeccionan trajes y vestidos con seda en un tiempo récord. Por si fuera poco, Hoi An es un excelente campo base para conocer sus interesantes alrededores. Podemos optar por recorrer las villas aledañas mientras disfrutamos de un tranquilo paseo en bicicleta o decidirnos por excursiones que impliquen mayores desplazamientos. Este es el caso de la visita a los Templos de My Son, a unos cuarenta kilómetros de la ciudad, un conjunto de templos abandonados y semi en ruinas que constituyeron la capital del reino Champa, una civilización de origen hindú que dominó esta zona del sudeste asiático entre los siglos IV y XIV. Otra visita muy recomendable es el paso del Hai Van, una impresionante atalaya en un espolón de la cordillera Annamita, desde la que se tienen unas preciosas vistas de la costa. Una enorme puerta de ladrillo recuerda la importancia de este lugar como zona fronteriza entre las provincias de Hué y Da Nang, antigua línea divisoria entre el reino Champa y el reino Da Viet, origen de la nación vietnamita. No muy lejos de aquí, una vez que descendemos del puerto en dirección a la costa, se encuentra la Pagoda de Linh Ung, conocida por su estatua de Buda de color blanco refulgente y de setenta metros de altura, visible desde larga distancia. Con unos hermosos jardines y situada en un mirador privilegiado, desde el promontorio de la pagoda se contemplan unas preciosas vistas de la ciudad de Danang, famosa por ser el sitio de descanso y recuperación de las tropas americanas durante la Guerra de Vietnam.

Que ver de Hoi An en un viaje a vietnam de una semana

Hué: dos noches

La antigua capital imperial de Vietnam no deja a nadie indiferente. Su construcción la ordenó el emperador en el siglo XIX, quien decidió crear una ciudadela fortificada siguiendo los principios de Sebastian Vauban, el arquitecto militar francés, y la estructura típica de las ciudades capitalinas propia del lejano Oriente, tales como la Ciudad Prohibida de Pekín. La ciudadela o parte antigua de Hué es una ciudad dentro de la ciudad, rodeada por inmensos muros, que se comunica por el exterior por doce puertas, estratégicamente situadas. Dentro se encuentra el Recinto Real, donde el emperador desarrollaba todas las actividades propias de su mandato, como recibir a los embajadores extranjeros o asistir a los grandes eventos de protocolo. Los palacios, templos y grandes explanadas son la tónica dominante de esta parte de la ciudadela, en cuya parte más recóndita se hallaba la Ciudad Púrpura Prohibida (muy dañada durante la Guerra de Vietnam en la ofensiva del Tet), la zona donde el emperador disfrutaba de la compañía de sus concubinas y los numerosos hijos que componían su prole. El lujo, la riqueza y esplendor del recinto real encontraba un hermoso complemento en los jardines y lagos adyacentes como el Tinh Nant, un ejemplo paradigmático de paisajismo del siglo XIX. Pero Hué no es solo la ciudadela. La ciudad está llena de innumerables atractivos que harán las delicias de cualquiera, como los bellos edificios de la época colonial francesa o las señoriales Casas Jardín, de origen noble, que llevan generaciones en manos de la misma familia. Además, si tomáis un crucero por el río Perfume, podréis visitar otros importantes lugares en los alrededores, como la Pagoda Thien Mu, o de Nuestra Señora Celestial, situada en lo alto de una loma, famosa por su torre de ladrillo rojo de forma octogonal. También los famosos siete mausoleos de los emperadores Nguyen, dispuestos a lo largo del cauce del río y hechos a semejanza de la ciudad imperial, que constituyen inmejorables ejemplos de la arquitectura vietnamita, con hermosos conjuntos de edificios, lagos, jardines y monumentos. Los más conocidos son los de Gia Long, Tu Duc y Thieu Tri. Una excelente gastronomía, cuyo origen radica en la refinada cocina que se elaboraba en los fogones de palacio, pone el broche de oro a una visita a esta importante ciudad, símbolo del esplendor del imperio vietnamita, que posee uno de los más importantes patrimonios históricos de todo el país.

Las tumbas reales de Hue

Esperamos haberos dado suficientes razones para visitar Vietnam en una semana. Estamos seguros de que este itinerario cumplirá todas vuestras expectativas, ya que os permitirá conocer lo esencial de Vietnam, los sitios más importantes para entender la idiosincrasia de este exótico país. Con este recorrido por Hanoi, la bahía de Ha Long y las hermosas ciudades de Hué, la capital imperial y Hoi An, la ciudad portuaria que fue clave en el comercio de la seda, conoceréis los lugares que han sido clave en la formación y desarrollo de esta gran nación.

Si este artículo os ha parecido interesante, os agradeceríamos que lo compartieseis en las redes sociales.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*