Los postres vietnamitas mas populares | Siamtrails
 
Siamtrails

Los Postres vietnamitas más populares

Si venís a Vietnam, tenéis que probar algunos de los postres vietnamitas. La fama de la gastronomía de este país tiene eco en su repostería. Desde las delicias crujientes elaboradas con plátano y cubiertas de helado hasta las típicas barritas de caramelo y cacahuetes, los postres vietnamitas serán del gusto de todos los públicos.

Postres Vietnamitas

Estamos seguros de que cuando viajéis a Vietnam una de las cosas que más os van a sorprender son los postres. Quizás sean la parte menos conocida de la gastronomía de este país, sin embargo, la variedad de postres vietnamitas es muy grande y toma cuerpo en un sin fin de sabores, formas e ingredientes. La repostería forma parte de la cultura gastronómica callejera vietnamita y es posible adquirir todo tipo de postres y pasteles en puestos, mercados, restaurantes, etc. Como ocurre en todos los países, algunos de los postres se circunscriben a determinadas regiones, mientras que otros los encontraréis a lo largo y ancho del país. Como dato curioso, notaréis que las influencias en la gastronomía vietnamita de la cocina colonial francesa y de países vecinos como China y Tailandia, también se intuye en la repostería. De hecho, algunas recetas han sido importadas y adaptadas a la idiosincrasia nacional sin ningún problema.

Los postres vietnamitas más ricos

Nuoc Mia: batido de caña de azúcar

No se trata de un postre exactamente sino de una bebida, pero es una opción dulce y refrescante que no podíamos obviar. No tendréis ningún problema para haceros con ella, ya que es habitual en los puestos callejeros. Se prepara con la ayuda de una máquina prensadora que extrae el jugo de la caña de azúcar. Se sirve en un vaso con abundante hielo y una pajita. Es ideal tanto para los días que hace mucho calor como para tomar por la noche. Además, os dará un poco de energía extra si notáis que os flaquean las fuerzas. Su sabor no es demasiado dulce y tiene un punto, digámoslo así, “vegetal”. A veces se adorna con unos cacahuetes.

Postres VietnamitaS Nuoc Mia

El Chè: sopa dulce o budín

Chè es el nombre genérico vietnamita que designa a todo postre similar a una sopa o budín. Es habitual que se sirva en reuniones y celebraciones, tanto familiares como religiosas. Consta de una base de leche de coco sobre la que se colocan una serie de variados ingredientes. Uno de los más conocidos es el chè ba mau o postre de tres colores. Se suele servir en copa o taza y consiste en varias capas de alubias de soja amarilla, alubias rojas y gelatina de pandano servidas sobre abundante leche de coco y cubiertas con hielo. Una versión más sencilla, pero no menos rica, es el chè bap. Se sirve en bol y consta de arroz glutinoso, almidón de tapioca y maíz dulce. Es típico de la zona centro del país, en especial de Hoi An, donde se cultiva una variedad muy dulce de maíz denominada cam na. En el caso del famoso che chuoi, nos encontramos ante un tipo de budín que consta de trozos de banana espolvoreados con cacahuetes y semillas de sésamo, regados abundantemente con un preparado de leche de coco caliente con tapioca. Sin duda, el che es la estrella de los postres vietnamitas.

Postres Vietnamitas populares

Postres con frutas

Como buen país tropical, Vietnam dispone de gran variedad de frutas que no pueden faltar en sus postres. Una de las más conocidas es la fruta dragón, o pitahaya, utilizada en los desayunos y, sobre todo, en postres tipo macedonia. Curiosamente, una de las variedades más conocidas de che es un tipo de macedonia: el chè tai. Perfecto para un caluroso día de verano, este refrescante cóctel se compone de frutas habituales en los mercados vietnamitas, como el lichi, la yaca (jackfruit), el longan, las semillas de palmera o la granada. Otro conocido postre de frutas es el chuoi chien, bananas enteras que se rebozan en masa y se fríen en abundante aceite. Su textura exterior es crujiente, mientras que por dentro aparecen dulces y caramelizadas. En los restaurantes suelen servirlas con una bola de helado. Existen variedades como el chè chuoi hap, con la banana hervida cortada en pequeñas rodajas, y el chè chuoi nuong, en el que la banana se recubre con arroz glutinoso y se envuelve en hojas de banano. Ambas son habituales en los puestos callejeros de comida. Existe una versión especialmente exquisita, el kem chuoi, un helado en el que el sabor de la banana y el cacahuete son protagonistas.

Postre vietnamita de platano

Keo Lac: la cocina imperial

Este postre tiene su origen en la exquisita cocina imperial vietnamita, pero ha conseguido traspasar las fronteras de palacio y ocupar un lugar importante dentro de la repostería más popular. Son especialmente famosos los de la villa tradicional Duong Lam, no muy lejos de Hanoi. Supuestamente, la receta fue enseñada a los habitantes de la villa por la concubina del emperador Trinh Trang, durante unas obras de reconstrucción de la pagoda local. El keo lac es una especie de barrita de capas superpuestas de cacahuetes tostados, azucar y malta, elaborada según métodos tradicionales que datan del siglo XVII. Recuerda un poco a ciertos tipos de turrones, o similares, que podemos encontrar en algunos países de occidente.

postre imperial vietnamita

Pasteles vietnamitas que debes probar

Los postres vietnamitas que se enmarcan en la categoría de pastel suelen denominarse genéricamente con la palabra “bahn”. Por ejemplo, el bahn dau xanh, típico de la provincia norteña de Hai Duong, es un pastel suave hecho con alubias de soja verde, azúcar, aceite y grasa. De forma rectangular, es similar a una barra de chocolate. Existe una conocida variedad, típica de Hoi An, con forma de galleta, muy crujiente, seca y dulce, con un ligero toque salado. En el caso del  banh dau xanh trung or bánh pia, este es famoso por su estampado exterior rojo, compuesto de una capa crujiente hecha con huevo y rellena de pasta de alubias de soja u otras. El bahn xoai, o pastel de mango, es parecido a un donut, dulce y esponjoso, y está hecho de arroz glutinoso relleno con una fina mezcla de sésamo y cacahuete. Típico de la zona de Quang Nam, recibe su nombre por el parecido con una semilla o fruta del mango. El ríquísimo bahn da lon, un pastel de varias capas, se elabora al vapor con almidón de tapioca, alubias de soja, taro, harina de arroz y leche de coco como ingredientes base. No excesivamente dulce y con una textura muy agradable, es un postre que se suele hacer para honrar la memoria de los seres queridos y los antepasados. El bahn cam, omnipresente en todos los mercados y puestos callejeros, son unas bolitas de arroz glutinoso doradas en aceite muy caliente, rellenas de pasta dulce de alubias de soja con trocitos de coco y cubiertas de semillas de sésamo. El banh khoai mi nuong, una especie de bizcocho, cuyos principales ingredientes son la yuca, la leche de coco y azúcar, aunque hay variedades que incluyen el coco desecado, la leche condensada o las alubias de soja amarilla. De textura densa y pegajosa, por el almidón de la tapioca, presenta la peculiaridad de que está hecho al vapor, ya que, antiguamente, la mayor parte de la población vietnamita carecía de horno. El banh phu the, el pastel que se hace para celebrar las bodas o las peticiones de mano, se hace con pasta de alubias tapioca y leche de coco, también se cocina al vapor y suele ser presentarse en color amarillo o verde. Se suele presentar siempre en pares, en ocasiones unidos por una cinta roja, para celebrar la pareja.

Pasteles Vietnamitas

Postres vietnamitas de influencia francesa

La capacidad para asimilar las influencias foráneas es especialmente notable en la lista de postres vietnamitas. Un ejemplo notable es el banh flan, un postre de origen colonial, de la época en que Vietnam formó parte de la Indochina francesa. Se hace combinando huevos, azúcar, leche y leche de coco, todo al baño maría. Se suele servir muy frío con un acompañamiento de fruta fresca, aunque hay gente que lo prefiere con un buen chorro de café expreso sobre el caramelo. Otro postre de inspiración francesa es el bahn bong lan, un bizcocho suave y delicado, hecho de vainilla, huevos y otros ingredientes, a menudo adornado con azúcar glas, un poco de nata montada y bayas. Su origen se remonta al comercio con los franceses en el siglo XVIII.

Los Caramelos vietnamitas

Los caramelos vietnamitas se denominan O Mai y consisten en trozos de frutas desecadas. Son especialmente populares en la celebración del Tet (el año nuevo lunar). La calle Hang Duong de Hanoi es famosa por la enorme variedad de oferta que se encuentra de este caramelo tradicional. El sabor es una combinación de dulce, salado, el punto picante y fresco del jengibre y los aromas naturales de frutas como melocotón, ciruela, kumquat (fruta del naranjo enano chino), carambola (“fruta estrella”), mango, tamarindo, etc. También los hay con sabor a especias o condimentos como chile, jengibre, lima, regaliz, etc. Los O Mai no son esencialmente postres vietnamitas, pero no podemos dejar de incluirlos por lo habitual de su consumo y porque, al estar esencialmente hechos con frutas, andan a medio camino entre la golosina y el pastel.

Postres vietnamitas de gelatina

Los postres elaborados con gelatina y espesantes son especialmente coloridos y llamativos en Vietnam. Uno de los más impactantes a la vista es el thach rau cau, compuesto de tres capas superpuestas de gelatina, una de café, otra de leche de coco y otra de pandano. Delicado y untuoso, su sabor es un logrado equilibrio de aromas y texturas. Un lugar especial en este apartado se lo reservamos al rau cau dua, un riquísimo postre vietnamita cuyo ingrediente primario es el jugo de coco que se mezcla con agar-agar, un espesante natural procedente de algas, para darle al postre una apariencia y textura gelatinosa.

postres vietnamitas gelatinosos

Estamos seguros de este artículo sobre los postres vietnamitas no os habrá dejado indiferentes, sobre todo si sois golosos. Como habréis comprobado, Vietnam posee variedades de postres para todos los gustos. Desde las “sopas dulces” a los exquisitos y variados pasteles, pasando por las macedonias de frutas y los caramelos de frutas desecadas, la creatividad de la gastronomía vietnamita se hace evidente en su versión más dulce. Además, los ingredientes naturales y la elaboración artesanal hace que los postres vietnamitas, como ocurre con su gastronomía en general, se encuentren entre los más saludables. Otra razón más para no dejar de probar alguno de ellos en vuestro viaje de turismo a Vietnam.

Si esta información os ha servido de utilidad, os agradeceríamos que la compartieseis en las redes sociales.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*