Viajar a Vietnam con niños: consejos útiles | Siamtrails
 
Siamtrails

Viajar a Vietnam con niños

Vietnam es un destino exótico ideal si queréis viajar con niños. El país tiene de todo: montañas, playas, templos, un patrimonio histórico y natural riquísimo, mercados, etc., por lo que siempre habrá algo que se ajuste a los gustos tanto de los adultos como de los más pequeños. Además, a los vietnamitas les encantan los niños extranjeros, así que, allá donde vayáis, triunfaréis con toda seguridad.

Viajar a Vietnam con niños

Aunque sabemos que algunas personas muestran cierta preocupación a la hora de viajar a Vietnam con niños, os aseguramos que bastará con adoptar las precauciones habituales en la mayor parte de los países. Además, Vietnam ofrece una gran variedad de oferta turística enfocada a los niños, quienes tendrán mucho en que entretenerse. A los mercados llenos de colores, las rutas en bicicleta y las preciosas playas, habrá que añadir un montón de actividades al aire libre y deportes de aventura, especialmente adecuados para niños con un montón de energía y adolescentes inquietos. Un viaje a Vietnam puede resultar extremadamente valioso para la educación de los niños, sobre todo si os decantáis por actividades culturales y visitar sitios históricos, lo que se convertirá en una estupenda oportunidad para conocer otra cultura.

Consejos para los vuelos y para la llegada a Vietnam

Si pensáis viajar a Vietnam con niños pequeños, es preferible hacer  vuelos con máximo una escala, porque los viajes con varias escalas se pueden hacer muy largos. Y si podéis planearlo de manera que lleguéis a la hora de que se vayan a la cama, mucho mejor. También es buena idea tomarse el primer día de manera relajada, para que se vayan acostumbrando poco a poco a los horarios y a los cambios. Como algunos niños suelen ponerse nerviosos con las novedades, no es mala idea hacerlos protagonistas del viaje, haciéndoles que lean el mapa, que participen a la hora de elaborar los itinerarios o que lleven algunas de las cosas que se necesitan para la visita. En algunos casos, las ciudades del sudeste asiático pueden resultar un poco claustrofóbicas y el calor puede afectar al carácter de los niños, si veis que esto ocurre, podéis quedaros una tarde en el hotel disfrutando de la piscina, o en una playa, para que se relajen antes de retomar el viaje. En cualquier caso, los niños un poco más grandes a los que les gusta explorar estarán encantados con Vietnam. Si viajáis con bebés, acordaos de empacar todo lo necesario para el viaje, porque determinadas cosas no son fáciles de encontrar en Vietnam, como sillas para coche, tronas en restaurantes, o lugares habilitados para cambiar a los bebés, de ahí que en muchos casos tendréis que depender de vuestro ingenio. Si lleváis una silla de bebé, recordad que sea una compacta, no muy grande, ya que así podréis sortear más fácilmente el gentío de las calles vietnamitas. Cuidado con los portadores de bebé y que la cabeza del niño no supere la altura de la vuestra, ya que en sitios como los mercados suele haber objetos colgando a la altura de la cabeza y los niños se pueden hacer daño.

Temas de salud y seguridad para viajar a Vietnam con niños

Si queréis viajar a Vietnam con niños, os aconsejamos seguir las recomendaciones habituales de salud y seguridad para que no surja ningún problema. Con el calor que suele hacer en Vietnam, es muy importante que los niños mantengan los niveles adecuados de hidratación. Si se muestran reticentes a beber, tratad de conquistarlos con algún zumo rico de frutas exóticas, como los de coco o lima, que seguro les resultarán sorprendentes. Es imprescindible que se laven las manos a menudo y no jueguen con animales desconocidos, ya que la rabia es común y algunas mascotas (sin mencionar los monos salvajes) pueden ser agresivas. Ni que decir tiene que llevar una buena protección solar es indispensable, así como un buen protector anti mosquitos. Una manera de evitar irritaciones en la piel por la humedad y el calor puede ser el uso de polvos talco tras la ducha. Si veis que el calor es mucho, un truco es “dejarse caer” por algún centro comercial o restaurante que disponga de aire acondicionado, para refrescarse. En otro orden de cosas, las ciudades asiáticas y sobre todo las vietnamitas pueden ser ruidosas y estar llenas de estímulos para los niños pequeños. Aseguraos de que los críos entienden vuestras instrucciones de seguridad a la hora de andar por la calle, ya que a veces será un poco complicado que os entiendan en medio del ruido imperante. Ni que decir tiene que es buena idea que lleven algún tipo de identificación, por si en algún caso llegaran a perderse.

Algunos sitios que gustarán mucho a los niños

Viajar a Vietnam con niños puede complicarse  un poco en las ciudades, donde el ritmo de vida es frenético y sitios como los mercados están llenos de colores, sonidos y olores peculiares. Esto, unido a los largos desplazamientos largos y el calor, puede resultar una fuente de estrés tanto para los niños especialmente sensibles. La clave está en planear bien las cosas, de acuerdo con las necesidades de todos los miembros de la familia, y alternar las visitas a museos o sitios históricos con actividades más entretenidas para los más pequeños, como son todas aquellas relacionadas con la naturaleza.. Las actividades al aire libre son inmejorables para que los niños den rienda suelta a su energía. Unos días en la playa ( o piscina, en su defecto), montar en poni, practicar el descenso de ríos en canoa, hacer bicicleta, kayak, escalar o hacer esnórquel, conseguirá entretener a cualquier niño inquieto y servirá para establecer un balance adecuado entre cultura y naturaleza, caos y tranquilidad, permitiendo a toda la familia disfrutar del viaje.

Hanoi, la capital de Vietnam es una gran ciudad y tiene de todo para los niños. Sin embargo, hemos de destacar el Teatro de Marionetas en el agua, con actuaciones diarias en el lago Hoam Kiem, en pleno centro. En su caso, la visita a la calle de los juguetes, Luong Van Can, es otra actividad recomendada. Así como la visita a la Villa de la Cerámica, donde los niños pueden pintar una pieza y llevársela luego a casa.

Teatro de las Marionetas en Hanoi

Como gran ciudad, Ho Chi Minh también dispone de una oferta muy variada para niños. Nosotros destacamos el circo vietnamita de la Opera House, por su espectacularidad y por su respeto hacia las artes circenses tradicionales de Vietnam, entre las que se incluyen las acrobacias aéreas y la música tribal de las planicies del suroeste del país. Aquí, experimentados artistas escenifican cuentos de amor y fe en un privilegiado escenario. Y una visita que les llamará mucho la atención, si ya tienen al menos 5 o 6 años ,será la de los túneles de Cuchi .

Si os cansáis de andar por las grandes ciudades con los niños, podéis optar por Hoi An, cuyo nombre significa “lugar tranquilo de encuentro”. Su pequeño y coqueto centro está vedado al tráfico, la bicicleta es la reina de la ciudad y muy cerca de ella se encuentran preciosas playas como Cua Dai. Hay un taller muy interesante para los niños donde se explica cómo fabricar los tradicionales farolillos de seda que cuelgan por toda la ciudad.

Otra ciudad muy manejable desde el punto de vista de llevar niños es Hué. La visita a la ciudadela es fascinante para los más pequeños, pero existen actividades complementarias en la ciudad imperial como las clases de cocina, donde los niños pueden aprender a hacer rollitos, ensaladas o fideos de arroz, así como acudir a los mercados a comprar los ingredientes necesarios. En este caso, puede que los sorprendidos seáis vosotros por el interés que muestren.

La zona del delta del Mekong encanta a los niños, ya que tiene mucho para explorar y descubrir. Internarse por los canales a bordo de un pequeño sampán de madera, visitar los mercados flotantes y las tradicionales villas de la zona, descubrir cómo se hacen los caramelos de coco y conocer de cerca la vida de las gentes del delta nunca deja de asombrar a los más pequeños.

Viajar a Vietnam con niños es mucho más sencillo si alternamos destinos históricos con destinos de playa. Por citar algunos ejemplos, la playa de Mui Ne, en el sur de Vietnam, dispone, aparte de la zona de arena, variados entornos donde los niños pueden disfrutar. Por ejemplo, el cercano y famoso Arroyo de las Hadas, donde pueden chapotear sin que tengamos que preocuparnos por la profundidad, y las preciosas dunas, que semejan un desierto de colores. En el caso de Nha Trang, en la zona centro-sur del país, la playa dispone de atractivos complementarios como el acuario, el parque de atracciones Vinpearl Land, y el parque acuático Phu Dong, situado justo en la línea de playa. Todos ellos lugares de diversión asegurada para los pequeños.

A La hora de comer en Vietnam

Es muy raro que uno se ponga enfermo por culpa de la comida en Vietnam. Teniendo las mínimas precauciones, como beber agua embotellada y lavarse los dientes con ella, no tiene por qué haber ningún problema. El hielo no suele dar problemas, pero habréis de guiaros por vuestro sentido común en cada momento. Viajar a Vietnam con niños no tiene por qué ser un problema a la hora de comer, aunque es recomendable que optéis por comida no muy picante, a pesar de que los chiles (pimientos picantes) se cocinan y se sirven aparte, a diferencia de sitios como Tailandia. Muchos platos vietnamitas son aptos para todo tipo de paladares y seguro que encantarán a los niños. Por ejemplo, el bocadillo vietnamita o bahn mi es muy popular entre los niños, ya que admite todo tipo de rellenos y el pan estilo baguette francesa les resulta familiar. El bahn xeo es otro de los favoritos entre los niños. A menudo denominada “crepe vietnamita”, la agradable y crujiente textura de este preparado de harina de arroz se encuentra a medio camino entre la tortilla francesa y el taco. El bahn beo, plato archiconocido de Hué, son unos pequeños buñuelos de pasta de arroz rellenos y cocinados al vapor, servidos con un top de gambas y cuscurros y salsa de pescado, que suelen encantar a los más pequeños. Los nem lui o rollitos de primavera, fritos en abundante aceite caliente y rellenos de carne de cerdo, también suelen gustarles. Y ni que decir tiene de postres como el bahn kep la dua, una especie de gofre hecha con leche de coco y un cobertura dulce, o el chuoi chien, un relleno de banana y sésamo envuelto en papel de arroz y frito, que se sirve con helado de coco. En el caso de que los niños no estén por la labor de aventurarse en los platos vietnamitas y notéis ciertas reticencias, no os preocupéis. Casi siempre habrá alguna opción de comida internacional, sobre todo italiana, que os sacará del apuro, especialmente en centros comerciales, grandes hoteles o restaurantes a la carta.

Comida para niños en vietnam

Viajaréis a Vietnam con unas estrellas

Preparaos, porque los vietnamitas adoran a los niños extranjeros. Les sacarán fotos, los querrán ver de cerca, mimarlos, etc. Los niños pequeños son auténticas celebridades y atraen la atención de auténticos “paparazzi”. Los pequeños se acostumbran en seguida a su estatus de privilegio, sobre todo cuando ven que logran la atención de todo tipo de personas. En muchos sitios, puede que hasta se ofrezcan para sujetarlos o darles un pequeño paseo, mientras probáis las prendas, durante las compras, o coméis en algún sitio. Si los niños son muy tímidos, igual es preferible que vayáis a centros comerciales, donde no llamen tanto la atención. En el caso de los niños ya un poco mayores, no se plantearán este tipo de “problemas”.

Esperamos que todos estos consejos sobre viajar a Vietnam con niños os hayan dado algunas claves para planear con mayor seguridad vuestro viaje a este exótico país. Cómo habréis comprobado, con un poco de atención y unas mínimas precauciones podréis viajar con niños sin problema. Vietnam dispone de una variada oferta para los más pequeños y si planeáis bien lo que queréis hacer, toda la familia podrá disfrutar de un viaje inolvidable.

Si os ha gustado el artículo, os agradeceríamos que lo compartieseis en las redes sociales, para que sirva de inspiración a otras personas que piensan venir a Vietnam con niños.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*