Vietnam en diez días: qué visitar e itinerario | Siamtrails
 
Siamtrails

Vietnam en diez días: qué visitar e itinerario

En este artículo os proponemos un viaje por Vietnam en diez días, qué visitar e itinerario a seguir en este fascinante país del sudeste asiático. Vietnam os va a encantar, ya que tiene un riquísimo patrimonio histórico y un increíble patrimonio natural. Durante diez días visitaréis los sitios imprescindibles del norte y el centro necesarios para poder tener una acertada visión en conjunto del país. Después de este viaje de diez días, estamos seguros de que Vietnam quedará para siempre en vuestro recuerdo como uno de los lugares más mágicos y especiales que hayáis visitado jamás.

itinerario de vietnam en 10 días

Hanoi, la capital(3 Días)

El viaje parte de la increíble capital del país, Hanoi, una ciudad con personalidad propia, mezcla de tradición y modernidad, sede de grandes eventos históricos que han determinado la configuración del actual Vietnam. La visita que os proponemos os lleva en primer lugar al magnífico Templo de la Literatura, considerado como la primera universidad de Vietnam, donde recibían su educación los miembros de la realeza. El edificio, construido en 1070 por uno de los reyes fundadores de la ciudad, el rey Ly Nhan Thong, da cuenta del patrimonio histórico de la ciudad. Seguidamente, una visita al Museo de las Mujeres, construido durante la época comunista, servirá para darnos cuenta del alcance de la figura de la mujer en el imaginario vietnamita, ya que el museo destaca el papel jugado por la figura femenina en la construcción del espíritu nacional. Desde aquí nos dirigimos a la plaza Ba Dinh, donde se constata la transformación de la ciudad bajo la impronta del comunismo, que hace de esta plaza uno de los mejores ejemplos de urbanismo de todo Vietnam. Edificios como el Mausoleo de Ho Chi Minh dotan a la plaza de una grandiosa monumentalidad y evidencian la magnitud del proyecto del querido prócer comunista de la patria. Como es habitual en Hanoi, los contrastes abundan, y en la esquina de la plaza nos encontramos con la famosa Pagoda de un Pilar, un curioso edificio en forma de loto, que se sustenta por un único pilar de piedra y que fue construida en el siglo XI. Aquí acuden las parejas recién casadas a ser bendecidas con numerosos hijos. Su emplazamiento en un bello estanque y el acceso a través de la escalinata de piedra hacen de esta pagoda un sitio con especial encanto. Para aquellos que aún tengan fuerzas tras todo esto, queda el deambular por la zona antigua de la ciudad, el barrio de las treinta y seis calles, lleno de tiendas, negocios y restaurantes familiares que harán las delicias de aquellos que gustan de conocer de cerca el pulso de las ciudades. Por el contrario, si queréis descansar, podéis ir al cercano lago Hoan Kiem, que sirve de lugar de esparcimiento para los capitalinos o, simplemente, pasear por el sofisticado barrio francés, mientras admiráis la arquitectura colonial, las boutiques de lujo y las villas residenciales con bellos jardines. De estos 3 días que os recomendamos pasar en Hanoi, podéis hacer dos de ellos al principio y uno la final antes de partir de regreso. Es último día lo podéis dedicar perfectamente a hacer compras en Hanoi, un lugar propicio para ello por sus gran oferta y buenos precios. Como veis Hanoi es una ciudad muy completa, que aúna lo castizo con lo cosmopolita, lo que le confiere ese carácter tan propio que suele conquistar a todo el mundo.

Visitando Hanoi en 3 días

Ninh Binh y los paisajes de Trang An(1 día)

Nuestra ruta continúa hacia la provincia de Nin Binh, al suroeste de Hanoi. Esta zona es especialmente conocida por poseer unos de los paisajes más singulares de todo Vietnam. Llena de parques naturales, humedales y áreas de alto interés ecológico, Nin Binh posee un paisaje espectacular, donde los arrozales compiten con grandes farallones calizos, creando una imagen de las más conocidas del país. Nin Binh comparte con Mai Chau la tranquilidad del Vietnam más rural, con pueblos recónditos en medio de los arrozales, donde la vida discurre a un ritmo mucho más tranquilo que en la cercana capital. Pasear en bicicleta de manera relajada es una muy buena forma de conocer de cerca esta bonita zona de Vietnam, mientras contemplamos a los habitantes de las aldeas realizando sus quehaceres cotidianos en los cultivos. Otra actividad ineludible en Nin Binh es realizar una travesía en sampán, la embarcación tradicional en estos lares, por el complejo paisajístico de Trang An. Dejarse llevar por la corriente del río es toda una experiencia, mientras ante nuestros ojos desfila el impresionante paisaje compuesto de una espesa red de ríos, canales y lagos, salpicados de inmensos farallones cubiertos de vegetación. Lo complicado del territorio, a medio camino entre la tierra y el agua, hace que la única vía de comunicación entre diferentes puntos haya sido, tradicionalmente, la acuática. Como dato curiosos, saber que Nin Binh, y Trang An, en concreto, forman parte de un plan especial de protección ecológica. Por eso, determinadas actividades como la visita de las numerosas grutas han de hacerse bajo la estricta supervisión de los guías. Este respeto hacia el medioambiente suele impactar bastante a los visitantes.

Paisajes de Trang An

La bahía de Ha Long( 1 día)

La siguiente etapa que os proponemos en Vietnam en diez días, qué visitar e itinerario es la bahía de Ha Long. Dejando atrás Nin Binh nos dirigimos hacia el norte, a través de un precioso paisaje compuesto de arrozales en los que se suceden pueblos dispersos, aquí y allá. En estas fértiles tierras del delta del río rojo podremos ver a los campesinos, que se afanan en sus cultivos, ayudándose para sus tareas diarias de la fuerza de tranquilos búfalos de agua. Os aseguramos que la llegada a la bahía es todo un espectáculo en sí misma y los paisajes que veremos nos dejarán una huella imborrable, ya que coinciden en gran medida con la imagen del Vietnam rural y tradicional más conocido. Al final del camino, nos espera la bahía de Ha Long, patrimonio de la naturaleza por la Unesco y una de las maravillas naturales del mundo. La inmensa bahía está salpicada por cientos de farallones calizos, que emergen desafiantes del agua, dotados de caprichosas formas y dotan a la bahía de un aspecto que roza lo onírico. La belleza del lugar ha sido motivación de pintores y poetas desde antaño y ha servido de escenario para películas con una fotografía exquista como “Indochina”. La mejor manera de adentrarse en Ha Long es realizar una travesía en junco, la embarcación tradicional del mar de la China, y dejarse ir por sus tranquilas aguas. Islas con lagos interiores, grutas en acantilados, enormes farallones con formas caprichosas como la Isla del Perro, la Isla de la Tortuga o la Cabeza de Hombre son algunos de los secretos que descubriremos a lo largo de nuestro periplo por el intrincado microcosmos de la bahía. Desde la borda de nuestra embarcación podremos sentirnos como un auténtico Ulises, realizando nuestro particular viaje a Ítaca, ya que la belleza sobrecogedora de Ha Long es famosa por impactar en todo aquél que la contempla, transformándose para siempre su espíritu tras haber sido expuesto a la grandiosidad de la naturaleza.

Visita de un día  a la  Bahía de Ha Long

Hué, la capital imperial(2 dias)

La antigua ciudad de Hué es nuestra siguiente propuesta en Vietnam en diez días, qué ver e itinerario. Podréis tomar un vuelo interno desde Hanoi a Hue de apenas una hora. Cuna de emperadores, Hué destaca por el gran recinto fortificado de once kilómetros cuadrados que se conoce con el sobrenombre de la ciudadela, la sede del poder de la dinastía Nguyen y antigua capital imperial del país. Construida en 1804, en el interior de la ciudadela se encuentra el Recinto Imperial que a su vez alberga la Ciudad Prohibida, la zona más íntima de toda la ciudad, donde residía el emperador con su familia. En el diseño de la ciudad imperial se adivina la influencia del Feng Shui, propio de las construcciones nobles de este área de Asia y de la arquitectura militar de los franceses, cuyo apoyo fue decisivo para que los Nguyen consiguieran hacerse con el poder. Erigida siguiendo el modelo de la Ciudad Prohibida de Pekín, la magnificencia de la ciudadela se deja entrever en los numerosos palacios, edificios de gobierno, salas de reuniones y grandes patios que constituyen uno de los conjuntos patrimoniales más relevantes de todo el sudeste asiático. Sitios como la Torre de la Bandera, el Palacio de la Suprema Armonía, la Gran Explanada y las salas de los Mandarines, y el pabellón Hiem Lam, con las nueve Urnas Dinásticas y el palacio de la Reina Madre dan cuenta de la belleza y refinamiento alcanzado por el imperio Nguyen. Un ejemplo de ello es, sin duda, el lago Tinh Tan, cuya construcción fue ordenada por el emperador Gia Long como lugar de descanso y meditación, hermoso ejemplo de paisajismo del siglo XIX. Finalmente, varios lugares de culto, como el conjunto de edificios del templo To Mieu, el templo Hung Mieu y el templo Puoc Tho, atestiguan la relevancia de la religión en el microcosmos de la ciudad imperial. Pero el encanto de Hué no termina en la ciudadela, una travesía por el cercano río Perfume nos descubre otros muchos de los encantos de esta bella ciudad, como la Pagoda de Nuestra Señora Celestial, situada en un altozano del río desde donde se tienen unas espléndidas vistas, famosa por su torre octogonal de ladrillo. También numerosas tumbas reales, como las de los emperadores Minh Mang y Tu Duc, espectaculares mausoleos construidos a similitud de la ciudad imperial, con sus propios lagos, recintos fortificados y pabellones, armoniosamente distribuidos de acuerdo con los principios geománticos del Feng Shui. Y por si fuera poco, la zona del mercado de la ciudad, el Dong Ba, se encuentra en la zona de la ciudad elegida por los franceses para asentarse, donde un pequeño paseo os pondrá en contacto con toda la arquitectura de la colonia, de la que Hué guarda numerosos y bellos ejemplos. En último lugar, la visita a la ciudad ha de culminar en un restaurante local, donde podréis saborear una de las cocinas más completas de todo el país, ya que la gastronomía de Hué alcanzó cotas artísticas durante la época imperial, cuando los cocineros reales se dedicaron a mejorar y refinar la cocina local, para ofrecerle lo más exquisito al emperador.

Vista de Hue, la capital imperial de Vietnam

Hoi An(2 dias)

Dejamos Hué y tomamos la carretera en dirección a Danang, la ciudad donde se encuentra la conocida playa de My Ke, donde descansaban las tropas norteamericanas durante la Guerra de Vietnam. Para llegar tenemos que atravesar el famoso paso de Hai Van, un puerto de montaña desde el que se tienen unas vistas de la costa central simplemente impresionantes. Zona limítrofe entre los reinos Viet y Champa, en la cima del Hai Van se encuentra una enorme puerta fortificada que recuerda el carácter fronterizo de la zona. Tras descender del puerto nos encontramos con la península de Son Tra, donde se sitúa la pagoda de Lihn Un, un bello conjunto de edificios con jardines y una impresionante estatua de buda de sesenta y seis metros de alto, que mira al mar y ofrece su protección a los marineros. La pagoda es una excelente atalaya desde donde podremos contemplar unas hermosas vistas de la cercana ciudad de Danang. A continuación, retomamos la carretera y seguimos en dirección a Hoi An, nuestra última etapa en Vietnam en diez días, qué visitar e itinerario. Esta ciudad portuaria es famosa por tener el casco histórico mejor conservado de todo el país. Antiguo enclave en las rutas de la seda y la cerámica, en Hoi An podremos visitar hermosas residencias, construidas por los mercaderes chinos que recalaban en la ciudad, como las casas de Tan Ky y Phung Hu, conservadas durante siglos por diferentes generaciones familiares. Todas ellas se caracterizan por el uso de materiales nobles, una mezcla acertada de estilos arquitectónicos y por desprender una sensación de belleza y armonía gracias a los preceptos del Feng Shui. Los mercaderes chinos también han dejado otras hermosas construcciones, las así denominadas asambleas, donde la comunidad china se reunía para eventos y celebraciones. La más famosa es la de Phuc Kien, cuya arquitectura evidencia el origen chino de sus fundadores.

Localidad de Hoi An

Otro ejemplo de la multiculturalidad de la ciudad lo supone el famoso Puente Japonés Cubierto, construido por la comunidad nipona hace más de cuatrocientos años, se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Un bello ejemplo de arquitectura civil que ha perdurado a través de los siglos como ejemplo de funcionalidad y belleza. En cuanto a visitas culturales, os recomendamos el museo de historia de la ciudad, el Sa Huynh, donde podréis profundizar en otros aspectos de Hoi An, para conocer más de cerca las diferentes etapas que ha vivido esta ciudad, otrora centro comercial de renombre mundial. En el caso del Taller de la Seda, podréis saber todo lo imaginable acerca de la producción y comercialización de este bello tejido, así como comprobar la importancia que tuvo en el devenir histórico de Hoi An. Si lo que os interesan es realizar compras, habéis de saber que la ciudad es famosa por la confección de ropa a medida en un tiempo récord. El mercado central es un sitio estupendo para dar una vuelta y adquirir algunos souvenirs que llevaros de recuerdo. Para aquellos que aún tengan fuerzas, los paseos en bicicleta por los alrededores de Hoi An les permitirán conocer los encantadores villas de los alrededores, donde la vida discurre plácidamente, alejada del trasiego de la ciudad. Para los más perezosos, una travesía por el río Thu Bo será lo más adecuado, ya que podrán realizar la visita descansadamente a bordo de la embarcación. Una visita opcional, y muy recomendable, son los Templos de My Son, un conjunto de edificios que se encuentran a cuarenta minutos de Hoi An, antigua capital del imperio Champa. My Son es uno de los conjuntos monumentales más relevantes de todo el sudeste asiático, a pesar de su degradación con el paso del tiempo y la Guerra de Vietnam, este conjunto de setenta templos emanan un aura de misterio y magnificencia similar a la de sitios como Angkor en Camboya o Ayutthaya en Tailandia.

Al finalizar vuestra estancia en Hoi An, podréis volar desde el aeropuerto de Da Nang hacia Hanoi, para pasar allí  una última noche antes de regresar de vuelta a casa.

Esperamos que este artículo sobre como plantear un viaje a Vietnam en diez días, qué visitar e itinerario os haya servido de motivación para venir a conocer este hermoso y exótico país. Todas las etapas que hemos incluido recorren los enclaves que consideramos más importantes del norte y del centro de Vietnam, para que os podáis llevar una visión de conjunto lo más completa posible. Hanoi, Mai Chau, Ninh Bin, Ha Long, Hué y Hoi An constituyen piezas fundamentales en la construcción de la identidad de Vietnam, bien por su patrimonio histórico como por su belleza paisajística o su desbordante naturaleza. Estamos seguros de que, tras este itinerario de diez días, volveréis a casa con la plena seguridad de haber vivido de cerca la verdadera esencia de Vietnam.

Si este artículo os ha sido útil, os agradeceríamos que lo compartieseis en las redes sociales, para que sirva de motivación a todos aquellos que estén pensando en viajar a Vietnam.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*