6 lugares imprescindibles que ver en Vietnam | Siamtrails
 
Siamtrails

Seis lugares imprescindibles que ver en Vietnam

Si estáis pensando en viajar a Vietnam, aquí os hablamos de seis lugares imprescindibles que, a nuestro juicio, no deberían faltar en cualquier itinerario. Se trata de séis sitios cuyo patrimonio histórico, forma de vida o imbatible belleza natural han contribuido a crear la imagen de Vietnam que todos tenemos en mente.

Si no acabáis de decidiros sobre qué ver o hacer en vuestro viaje a Vietnam, o estáis indecisos con vuestro itinerario, estos seis sitios a continuación deberían de estar en vuestra lista de prioridades. Son seis lugares que os servirán para comprender mejor la esencia del pueblo vietnamita y la belleza de este exótico país. Ciudades cargadas de patrimonio y grandes parques naturales, orgullo capitalino y esencia rural, tradición y modernidad… Vietnam es todo esto y mucho más. Estos seis lugares imprescindibles os lo demostrarán

La Bahía de Halong

La llegada a la zona de Ha Long ya es en sí espectacular. Las fértiles tierras de arrozales se van sucediendo sin solución de continuidad, dejando entrever aldeas, búfalos de agua y campesinos, todos ellos inmersos en un gran mar verde que no hace más que anunciar lo que nos espera al final del camino: la bahía de Ha Long. Considerada como una de las maravillas mundiales de la naturaleza, toda el área está protegida por la UNESCO y considerada como uno de los paisajes más singulares de todo el planeta. La principal razón para ello es que las aguas de la bahía se encuentran salpicadas por cientos de formaciones kársticas, que emergen del agua dotadas de caprichosas formas, como la isla del Perro, la isla de la Tortuga, etc. La mejor forma de conocer este bello lugar es tomar un junco, una embarcación de la zona y desde la borda contemplar el desfile de farallones, islas, aldeas flotantes, playas, etc., que conforman uno de los paisajes más privilegiados del mundo. Además, desde la embarcación se tienen unas vistas privilegiadas de la bahía, que va mudando de aspecto con los cambios de luz y, bien en las horas crepusculares o bien durante el amanecer, toma un aspecto irreal, casi sobrecogedor, que nos sitúa frente a frente con la inmensidad de la naturaleza. Y, sobre todo, la bahía es un sitio muy adecuado para aquellos que quieran practicar deportes y actividades al aire libre. Son muy comunes las excursiones en kayak para ir descubriendo las diferentes islas y sus secretas cuevas o lagos, el senderismo en islas como Cat Ba, donde son habituales los paseos en bicicleta, la escalada en altura en los enormes farallones, la natación, parapente, espeleología etc., etc. En fin, todo un mundo de posibilidades que hacen de Ha Long uno de los seis lugares imprescindibles de Vietnam.

La Bahia de Halong

Hoi An

Nuestra última escala es la ciudad portuaria de Hoi An, una de las mejor conservadas de todo el país. Para llegar a ella debemos atravesar el Paso del Hai Van, un puerto de montaña con una subida sinuosa que conduce a una impresionante atalaya, desde la que se contemplan unas vistas de la costa magníficas. Antiguo paso fronterizo, el Hai Van aún conserva las gigantescas puertas de la fortificación que dividía los reinos Champa y Dai Viet. Superado el puerto, descendemos hasta la península de Son Tra donde se encuentra la pagoda de Linh Ung, formada por un bello conjunto de edificios y jardines, y visible desde muy lejos por una colosal estatua de Buda de sesenta y siete metros de altura, que mira hacia el horizonte del mar, ofreciendo su protección a los marineros. Desde el privilegiado promontorio donde se sitúa la pagoda, se contemplan unas de la mejores vistas de la ciudad de Danang, cuya famosa playa My Khe, fue lugar de descanso y recuperación para los soldados americanos durante la Guerra de Vietnam. Dejamos atrás Danang y nos dirigimos hacia Hoi An, que nos sorprende a la llegada por su recoleto casco histórico, cerrado al tráfico, que parece transportarnos al tiempo histórico de las grandes rutas comerciales de la seda y la cerámica, que atrajeron a un sinfín de comerciantes foráneos a la ciudad, otorgándole un aire cosmopolita. Bellas construcciones, como la Casa Tam Ky o la Casa Phung Hu, transmitidas de generación en generación como joyas a salvaguardar y los edificios de asambleas como la de Phuc Kien erigidas para celebrar reuniones, celebraciones o culto, atestiguan la relevancia de la comunidad china en la ciudad. Por su parte, la comunidad japonesa ha contribuido a crear uno de los símbolos de la ciudad, el Puente Japonés Cubierto, del siglo XVI, un bellísimo ejemplo de arquitectura civil, con un característico color rojo desvaído, techumbre de madera y tejas y un altar en su interior. En el aspecto cultural, Hoi An se caracteriza por mantener y transmitir su rica historia en sitios como el Museo de la Ciudad o “Sa Huyn”, en el que se da cuenta de la creación y desarrollo de la ciudad a lo largo de diferentes épocas, o el Taller de la Seda, donde podremos aprender todo lo relacionado con la historia, comercialización y producción de este valorado textil. Hoi An es una ciudad ideal para pasear, para recorrer en bicicleta y para ir de compras, ya que posee un bullicioso mercado e innumerables boutiques y sastrerías, especializadas en ropa a medida a velocidad de vértigo. Y para aquellos que aún no tengan suficiente, dar un paseo en bicicleta por los pueblos colindantes, o para los más perezosos, disfrutar de una travesía por el río Thu Bon, para ver cómo discurre la vida por los alrededores es una muy buena opción. Eso sin contar que Hoi An tambień dispone de fantásticas playas de arena blanca y aguas esmeralda, donde se encuentra algunos de los grandes hoteles. Por el contrario, si lo que queréis es una visita de carácter más cultural, el Santuario de Myson, un conjunto de setenta edificios funerarios, templos, y monumentos os espera a unos cuarenta minutos de Hoi An. Erigidos por los reyes Champa entre el siglo IV y XIV bajo la advocación de Shiva, representan la conexión del territorio de Vietnam con la cultura hindú predominante en la zona en aquella época. Como habréis comprobado, Hoi An y sus alrededores tienen mil y una razones para ser incluidos entre los seis lugares imprescindibles de Vietnam.

Localidad de Hoi An

 Hué

En el centro de Vietnam, la ciudad imperial de Hué  es sede de uno de los mayores patrimonios históricos del país. Cuna de emperadores, la ciudad albergó desde principios del XIX hasta mediados del siglo XX la corte de los Nguyen. Construida según los preceptos del Feng Shui, la ciudad imperial de Hué exhala una sensación de íntima unión con la naturaleza y con el entorno. La parte más llamativa de Hué es la ciudadela imperial, un gigantesco recinto fortificado de once kilómetros cuadrados, a semejanza de la Ciudad Prohibida de Pekín, rodeado por grandes muros y un enorme foso, con diez puentes que la comunicaban con el mundo exterior. En el interior se encuentra otro recinto fortificado, el Recinto Imperial o Dao Noi, donde se concentran la mayor cantidad de edificios nobles, palacios, el teatro y la biblioteca imperial y los bellos jardines, destinados al deleite del emperador. Aquí se encuentra la Ciudad Prohibida, la parte más íntima, donde residía el emperador con su familia, cuyo acceso estaba vedado a todo el que no fuera el monarca. La ciudadela cuenta también con un ejemplo reconocido dentro del paisajismo mundial, el lago artificial Tinh Nant, creado por el emperador Thieu Tri como lugar de solaz y descanso, a la par que refugio de las obligaciones de la corte. La mejor forma de conocer Hué y su entorno es tomar un crucero por el río Perfume e irse parando en algunos de los bellos monumentos que jalonan su cauce. La famosa pagoda de Thien Mu, o de Nuestra Señora Celestial, llamará poderosamente nuestra atención con sus octogonal torre de ladrillo y su bello entorno de jardines y bosques aledaños. Por otra parte, los mausoleos reales de Tu Duc y Minh Mang nos dejarán sin aliento. Construidos a semejanza de la ciudadela, estos complejos de edificios, lagos, esculturas y jardines sirvieron en muchos casos de lugar de retiro de la corte para los emperadores, quienes pasaban aquí sus últimos años. La ciudad ha sabido preservar también gran parte de su legado colonial. Enfrente de la ciudadela, en el lado sur del río y unida por el puente de Truong Tien de Gustave Eiffel, se encuentra la zona donde se asentaron los franceses, donde se encuentran bellos edificios y villas residenciales de la época de la colonia. Así como el mercado de la ciudad, el Dong Ba, donde podréis haceros con el típico sombrero vietnamita con inscripciones, el non bai tho, el habitual incienso o el archiconocido Ao Dai de seda, mientras os mezcláis con los habitantes de Hué, que acuden aquí a realizar sus compras cotidianas. Y por si fuera poco, la riqueza patrimonial de Hué también se traslada al ámbito de la gastronomía, ya que la elaborada y refinada cocina imperial ha dejado su huella en una de las escenas culinarias más interesantes de todo Vietnam. Como veis, todo son razones para incluir a Hué como uno de los seis lugares imprescindibles de Vietnam.

Hue, la capital imperial de Vietnam

Hanoi

La capital del país es, por derecho propio, uno de los seis lugares imprescindibles de Vietnam que debéis conocer. Cargada de historia y referente cultural y político, Hanoi es una metrópoli llena de vida, bulliciosa y, sobre todo, castiza, que posee un algo especial que la distingue y la hace plenamente vietnamita. La ciudad muestra su importancia como centro comercial medieval en el barrio de las treinta y seis calles, un maremágnum de calles, tiendas y boutiques establecidas, como se hacía antaño, por actividades gremiales, considerado el núcleo de la ciudad antigua. Es muy habitual recorrer esta zona en un típico ciclorickshaw, para sentir de cerca la experiencia del tráfico en Hanoi, que también es un “clásico” de la ciudad. Aquí encontraréis calles tan famosas como la de seda, la de la plata (donde están las joyerías) o la de los zapatos, entre muchas otras. La ciudad antigua también es el sitio de numerosos restaurantes locales y vendedores ambulantes, que harán las delicias de aquellos que quieran internarse en la gastronomía local. Para los que gustan de lugares más cosmopolitas, el barrio francés será su elección. Lujosos centros comerciales de principios del XX, como el Trang Tien, embajadas, villas residenciales, grandes hoteles y hermosos edificios de estilo afrancesado llenan la zona más exclusiva de la ciudad, que parece transportarnos por momentos a un lugar de centroeuropa. Ambos barrios tienen como eje el céntrico lago Hoan Kiem, lugar de descanso y recreo para todo aquél que busque salir del “caos organizado” de Hanoi. Si queréis comprender un poco mejor la historia reciente de la ciudad, habréis de dirigiros a la plaza Ba Dinh, realizada durante la época comunista está considerada como un ejemplo de urbanismo y arquitectura contemporánea. Aquí se encuentran el mausoleo de Ho Chi Minh y el Museo de Ho Chi Minh, el venerado dirigente comunista que unificó el país, así como importantes edificios gubernamentales. También la antiquísima Pagoda de un Pilar, construida en 1040, famosa por su singular forma de loto y estar sustentada por un solo pilar de piedra. Esta pagoda nos abre la puerta al legado histórico de Hanoi, donde se encuentran importantes vestigios del pasado como la primera universidad del país, el Templo de la Literatura y los restos de la ciudadela imperial Than Long, en el mismo estilo que la Ciudad Prohibida de Pekín, o la bella pagoda Tram Quoc del año 541, sita en un islote en medio del bello lago Tay. Si aún os quedan fuerzas, podéis emplearlas en conocer alguno de los museos que jalonan la ciudad, nosotros os recomendamos el Museo de las Mujeres, por su especial sensibilidad hacia el importante papel jugado por las mujeres en la construcción del espíritu nacional.

Hanoi, la capital de Vietnam

Nin Binh

A noventa kilómetros de Hanoi, la provincia de Nin Binh es uno de los sitios de naturaleza más espectacular de todo Vietnam. donde el agua y las montañas confluyen para crear un paisaje de gran belleza estética. Lugar de parques naturales como Cuc Phuong, de reservas de la biosfera como Van Luong y de complejos paisajísticos que son patrimonio de la humanidad como Tam Coc o Trang An, la serena hermosura de Nin Binh no deja impasible a nadie. Una forma excelente de conocer sitios como Tran Ang consiste en tomar una de las embarcaciones habituales de la zona, un sampán, y dejarse llevar por la corriente del río, mientras ante nuestros ojos comienzan a pasar canales, islas, templos y pueblos con el omnipresente telón de fondo de los farallones kársticos cubiertos de vegetación. Nuestra misión a bordo será disfrutar de la ruta a través de los vericuetos de la tupida red de vías de agua que forman el intrincado laberinto, y que solo saben descifrar los hábiles timoneles de las embarcaciones. Tran Ang, como toda la provincia, disfruta de un plan de protección ecológica y las visitas a lugares de interés como las cuevas producidas por la erosión del río se realizan bajo la supervisión de guías. Nin Binh es un sitio estupendo para entrar en contacto con la vida rural de Vietnam, ya que esta zona en pleno delta del río Rojo es ideal para el cultivo del arroz y por todas partes veréis a los lugareños en sus labores cotidianas, ayudándose de su mejor herramienta, los búfalos de agua. No hay nada como dar un paseo en bicicleta y adentrarse en las zonas de cultivo, para conocer de cerca todo este mundo que se desarrolla a medias entre la tierra y el agua, y donde seréis siempre recibidos por la amable sonrisa de los habitantes del arrozal. Como véis, Ninh Binh pertenece por derecho propio a los seis lugares imprescindibles de Vietnam.

Trang An en Ningh Binh

El Delta del Mekong

En la última posición de nuestra lista de lugares imprescindibles que ver en Vietnam estaría el Delta del Mekong, un lugar e el que podrás apreciar un estilo de vida completamente diferente al del resto del país. Todo gira entorno a la riqueza que proporciona el Rio Mekong. Mercados flotantes a los que llegan todo tipo de productos a través del río y desde el mar, las pesca, los cultivos que florecen al abrigo de las aguas de este inmenso río, determinan la forma de vida de las gentes que habitan esta zona del país. Sin duda alguna, aparte de ver el propio Delta, el interés de conocer esta zona radica en ver como vive la gente allí.

Delta del Mekong en Vietnam

Esperamos que este artículo acerca de los seis lugares imprescindibles de Vietnam os haya servido de inspiración a la hora de elaborar vuestro itinerario por el país. Sabemos que es difícil reducir a seis los sitios más importantes de un país tan completo como Vietnam. Aún así, estamos convencidos de que estos lugares os transmitirán la esencia del país, ya que forman parte inherente de la imagen de “ese Vietnam” que todos tenemos en mente.

Si esta información os ha servido de ayuda, os agradeceríamos que la compartieseis en las redes sociales, para que sirva de motivación a todos aquellos que estén pensando en viajar a Vietnam.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*