Las 10 cosas que ver y que hacer en Hanoi | Siamtrails
 
Siamtrails

Diez cosas que ver y que hacer en Hanoi

En este artículo os dejamos información sobre las cosas más interesantes que ver y hacer en Hanoi. Si estáis pensando en hacer un viaje a Vietnam, seguro que su capital, Hanoi, estará dentro de vuestros planes de visita. Si queréis un consejo, no la convirtáis en un mero sitio de paso. Hanoi tiene muchísimo que ofrecer y es pieza fundamental para entender el carácter y la idiosincrasia del país vietnamita.

Centro de Hanoi

Hanoi es una ciudad a la que sus propios habitantes se refieren como “caos organizado”, con un tráfico incesante, una actividad frenética y un estilo de vida predominantemente en la calle. Hanoi es un lugar que no olvidaréis fácilmente, porque es una de esas ciudades que conquistan por “su forma de ser” y te hace sentir como en casa. Merece la pena conocerla y dedicarle un tiempo. Si lo hacéis, Hanoi os abrirá su corazón y comprenderéis que, a pesar de las heridas del tiempo y de las guerras que se han ensañado con ella, el auténtico espíritu de la ciudad pervive y sabe mirar hacia el futuro.

Visita a la zona antigua: la esencia de Hanoi

Conocida como el “barrio de las treinta y seis calles”, la zona antigua de Hanoi es una sucesión de callejuelas abigarradas, en las que tendremos que luchar cuerpo a cuerpo con el tráfico y el gentío. Por su estrechez y profundidad, las casas de la zona se conocen como “casas tubo”, ya que el frente de la fachada se dedica al comercio, mientras que las sucesivas habitaciones hacia el fondo del edificio son para el uso de la familia y los servicios de la vivienda. Sin duda, la mejor forma de visitar el old quarter es perderse por el intrincado laberinto que conforman sus calles, para degustar la Hanoi más castiza. Este barrio es uno de los lugares imprescindibles que debes ver en Hanoi.

Templo de la Literatura: arquitectura imperial

El Templo de la Literatura (1070) está considerado como la primera universidad de Vietnam y es sin duda otro de los lugares de la ciudad que tienes que ver en Hanoi. Este conjunto de patios, jardines y edificios nació como academia imperial, para educar a la nobleza y a los futuros emperadores en los valores del confucianismo. En su interior se encuentran unas enormes losas de piedra, donde aparecen grabados los nombres de los estudiantes, apoyadas sobre grandes estatuas de tortugas, símbolo de la sabiduría en oriente. El Templo de la Literatura se encuentra en la zona sur de la malograda ciudadela imperial de Thang Long, un recinto fortificado similar a la Ciudad Prohibida de Pekín. Especialmente dañada por el paso del tiempo, la ciudadela fue parcialmente destruida en el XIX durante la guerra colonial. A lo largo del siglo XX tuvieron que derruirse muchos de los edificios en mal estado, a la par que dieron comienzo los trabajos para rescatar las cimentaciones. Su visita permite captar la dimensión del conjunto que formaba  la ciudadela con la academia imperial. A continuación podéis ampliar información sobre el Templo de la Literatura

El templo de la literatura en Hanoi

Barrio francés: arquitectura colonial

Cerca de la zona antigua se encuentra el barrio francés, cuya expansión se produjo durante la época colonial. Los elegantes edificios de estilo afrancesado y el urbanismo más amplio, con árboles, aceras y grandes calles, contrastan con la sencillez y abigarramiento del old quarter. Aquí se encuentran muchos de los hoteles y tiendas de lujo, embajadas, oficinas del gobierno, galerías de arte y una exclusiva zona residencial, todo con un delicado toque francés. El legado de la metrópoli se evidencia en impresionantes edificios como el de la Ópera de Hanoi, inspirado en la ópera Garnier de París, o el elegante Hotel Metropol, acostumbrado a recibir figuras ilustres. Caminar por el French Quarter nos descubrirá rincones recoletos y frondosos jardines, donde las villas de estilo francés armonizan con la naturaleza tropical.

Lago Hoan Kiem: el descanso urbano de Hanoi

El lago Ho Kiem se encuentra al lado de la zona antigua y del barrio francés. Se trata de una extensión de agua de 225 metros de ancho y  645 metros de largo en pleno centro de la ciudad. Aquí acuden a menudo los habitantes de la ciudad a descansar de la agitada vida de las calles de Hanoi, ya que los cuidados jardines que circundan el lago invitan a dar un relajante paseo. Mientras deambulamos por el parque, podemos visitar algunos de los monumentos diseminados aquí y allá, como el Templo Ngoc Son, situado en la isla central del lago, al que llegaremos cruzando el famoso puente rojo, Huc, símbolo de la ciudad. En el lago también se encuentra el famoso Teatro de Marionetas en el agua, de Hanoi. Un espectáculo singular que merece la pena contemplar por su originalidad.

Diez cosas que ver en Hanoi-Lago Hoan Kiem

Pagoda del Pilar Único y Pagoda Tram Quoc

Muy cerca del Mausoleo de Ho Chi Minh se encuentra la Pagoda del Pilar único, otro de los símbolos que tienes que ver en Hanoi. Se trata de un pequeño templo budista del siglo XI, a donde acuden los matrimonios para que Buda los favorezca con muchos hijos. Su forma semeja una flor de loto y su estructura se sustenta sobre un solo pilar en medio de un estanque. Su apariencia inconfundible y su originalidad la han convertido en todo un icono del país. Otra pagoda muy famosa de Hanoi es la de Tram Quoc, que se encuentra en el lago Tay, en el oeste de la ciudad. Erigida en el año 541, es la pagoda más antigua de la capital. Desde sus quince metros de altura se contemplan unas de las mejores vistas de la ciudad. Situada en un islote del lago, la belleza del conjunto se ve realzada por los jardines que la rodean y el camino sobre el agua que nos conduce a su entrada.

La Plaza Ba Dinh: patriotismo e historia

Es el corazón del espíritu patriótico de país, ya que aquí leyó Ho Chi Minh el discurso de la independencia de Vietnam en 1945. Con origen en época colonial francesa, la plaza conoció a partir de 1954 una serie de proyectos que le confirieron un carácter monumental. Desde entonces ha sido testigo de grandes eventos, así como centro político y cultural. Está considerada como el mayor logro de la ciudad en términos de arquitectura y paisajismo. Aquí se encuentran edificios magnos como el Mausoleo de Ho Chi Minh, el Museo de Ho Chi Minh, el Monumento a los Caídos y el Bah Dinh Hall. Muy cerca se halla el Palacio Presidencial, de arquitectura colonial, construido a principios del siglo XX por los franceses. En sus preciosos jardines se encuentra la Casa Zancuda, una pequeña residencia de madera que Ho Chi Minh mandó construir como residencia, rehuyendo el lujo del Palacio Presidencial.

Mausoleo de Ho Chi Minh

 

Visitar Museos

Una de las cosas más interesantes de hacer en Hanoi es visitar alguno de sus museos para comprender mejor la idiosincrasia del país. Aquí os indicamos algunos de los más importantes. En el sorprendente Museo de las Mujeres, se retrata el importante papel que han tenido las mujeres en la cultura vietnamita y en la construcción moderna del país. En su caso, el Museo de Ho Chi Minh nos adentra en vida y obras de la carismática figura del líder revolucionario comunista, con una sorprendente exhibición que alberga obras de arte inclusive. El Museo de Etnología nos sumerge en el Vietnam más tradicional, con exposiciones que describen las peculiaridades de las cincuenta y cuatro etnias que pueblan el país, sus rituales y costumbres. El impresionante Museo de Bellas Artes aloja un conjunto excepcional de obras de tradicional, religioso, moderno y contemporáneo, indispensable para conocer de cerca el arte vietnamita.

Conocer la prisión de Hoa Lo

También museo, la prisión de Hoa Lo merece una mención aparte por sus especiales características. Fue construida por los franceses para recluir a los vietnamitas que pretendían rebelarse contra la colonia. La prisión originaria era más grande, pero parte de su terreno se utilizó para nuevas construcciones. Tiene varias plantas donde se exhiben fotos, películas, recreaciones, etc., de la historia de la prisión. La visita nos pone en el lugar de los mas de dos mil presos vietnamitas y de sus duras condiciones de vida, recluidos en lóbregas salas, sujetos con grilletes por los pies y en condiciones totalmente insalubres. El siniestro conjunto encuentra su culmen en la macabra guillotina que segaba la vida de los condenados a muerte por rebelión. Otra parte de la exposición se centra en la vida de los soldados estadounidenses presos durante la Guerra de Vietnam, lo que llevó a Hoa Lo a ser conocida como “Hanoi Hilton”. Entre los prisioneros se encontraba un joven John MacCain’s, candidato a la presidencia de los Estados Unidos en el año 2008 y Pete Peterson, más tarde embajador del país americano en Vietnam.

Salir a comer

A la hora de comer, el circuito es muy similar al de las compras. Sin duda, la experiencia más vietnamita la tendréis en el maremágnum de la zona antigua. Aquí encontraréis vendedores ambulantes de comida, que instalan sus sillas e improvisan repentinos restaurantes, así como familias que viven en los edificios y suelen montar pequeños negocios de comidas delante de su puerta. Incluso, este tipo de negocios se van extendiendo por las callejuelas adyacentes, donde el ambiente más tranquilo que en la calle principal favorece la experiencia. La comida suele ser muy fresca, porque la misma gastronomía vietnamita lo requiere, y muy económica, un plato bueno de comida sale por dos euros. Entre los platos habituales, los más conocidos: los consabidos rollitos (calientes y fríos), la sopa de fideos Pho, el arroz pastoso Chao, la sopa de carne Bun rieu Cua, la carne cerdo a la parrilla Bun Cha, etc. Si lo preferís, en la zona antigua también optar por restaurantes a la carta, aunque, obviamente, el precio es distinto sobre siete euros por persona. En el caso del barrio francés, mucho más exclusivo, los restaurantes van a la par de la zona y la experiencia es totalmente diferente. Para aquellos que no se atrevan con la comida autóctona, siempre tienen la posibilidad de acudir a a algún restaurante de comida internacional o franquicia, presentes en casi todos los centros comerciales. Una última recomendación, no os vayáis de Hanoi sin probar el exquisito “café con huevo” habitual en las cafeterías de la ciudad. Esta, aparentemente, extraña mezcla es toda una delicia que, sin duda, os sorprenderá gratamente.

Mausoleo de Ho Chi Minh

Ir de Compras

Hanoi es un sitio fabuloso para ir de compras. La influencia de la tradición comercial china hace que la mayor parte del barrio antiguo esté llenos de pequeñas tiendas y comercios familiares, que se agrupan por calles y por tipo de negocio. Hang Gai o la calle de la seda, Dinh Tien Hoang o la calle de los zapatos, por ejemplo, son dos de las más famosas y concurridas. También encontraréis numerosos puestos callejeros y mercadillos. Bien para comprar ropa a medida, un souvenir, cerámica o zapatos, el barrio antiguo es el sitio ideal. El mercado cubierto de Dong Xuang, al lado del barrio antiguo es otro de los sitios comerciales más concurridos. Aquí se compra sobre todo textil, pero hay prácticamente de todo, desde aparatos de telefonía hasta venta de animales vivos. No es el sitio más barato, pero podéis intentar pedir el habitual descuento, que puede ser bastante sustancioso. Es un sitio excelente para entrar en contacto con el pulso de la ciudad. En el caso del barrio francés, las tiendas adquieren un carácter más lujoso, en calles comerciales como Ly Thai o centros comerciales como el Trang Tien Plaza Hanoi sitúan sus tiendas firmas de lujo internacional como Gucci, Bulgari, Ermenegildo Zegna, Cartier, etc. Otra opción son grandes centros comerciales como el Savico Megamall y el Parkson, en zonas más alejadas del centro. Destinados a un público con poder adquisitivo, la oferta comercial se centra en marcas conocidas internacionalmente como Adidas, Nike, Levi’s, Converse, etc., y los precios son bastante similares a los occidentales.

Esperamos que este artículo sobre diez cosas que hacer y ver en Hanoi os hayan servido para aclararos un poco algunas de las posibilidades turísticas de la capital vietnamita. Como habréis comprobado, Hanoi tiene mucho que decir y ofrecer. El pulso de la ciudad demuestra la capacidad de los vietnamitas para combinar la herencia del pasado y adaptarse a las necesidades del mundo global. En Hanoi se aúnan el esplendor del pasado imperial, la impronta de la colonia francesa, la propuesta del comunismo y las huellas de una de las guerras más cruentas del siglo XX, todo ello en una ciudad que sabe encarar el futuro con gran valentía y dignidad.

Y ya sabéis, si os ha gustado el artículo, os agradeceríamos que lo compartieseis en las redes sociales.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*